Más presión sobre dólar: ayer, $ 3,31

Economía

El dólar subió ayer a $ 3,31 en las casas de cambio y se produjo una situación poco frecuente: hubo más tensión en el mercado de cambios legal que en el marginal. El dólar "blue", que el viernes después de hora había cerrado a precios de pánico ($ 3,45), ayer operó a $ 3,40. En cambio, el dólar en las casas de cambio subió a $ 3,31. En el mercado mayorista, terminó a $ 3,2850 con una intervención del Banco Central de más de u$s 100 millones. La tendencia compradora nunca cambió. Cada vez que el Central cubría el "offer" (oferta) en las pantallas, la demanda barría con las posturas. El índice Merval, mientras tanto, no modificó la tendencia de la semana pasada y siguió a las Bolsas que más cayeron en el mundo, con una baja de 5,7% que lo llevó a 839 puntos. Los bonos tampoco fueron sorpresa: llegaron a bajar hasta 8%. El Discount en pesos, por ejemplo, ya acumula una caída de 55% sólo en octubre.

El público sigue comprando dólares y no lo desvía de su intención el aumento de las tasas de interés, que se acercan a 1,50% mensual. No hay más para elegir. Con los bonos y las acciones en una barranca que no se detiene, el embudo lleva a los que tienen pesos a comprar divisas. El dólar, con sus alzas diarias, parece darles la razón a los compradores y refuerza su intención al día siguiente.

Por eso, en volumen, los negocios mayoristas están tan cerca de los minoristas. Las casas de cambio no dan abasto para atender a sus clientes y las «cuevas» están trabajando al máximo de su capacidad.

La mejor noticia es que el pánico de la última hora del viernes, cuando por el «blue», el billete marginal, se pedían $ 3,50, cedió. Las operaciones se concertaron el lunes a $ 3,40 para la venta.

En las casas de cambio, la divisa subió a $ 3,31. El euro, con un precio de venta de $ 4,20, exhibía su derrumbe ante el billete de Estados Unidos. Hace unos meses, la moneda única de Europa se vendía a $ 5,14.

Con la actual cotización, el dólar llegó a su nivel más alto desde el 29 de enero de 2003 (había cerrado en $ 3,33). En los últimos 30 días, la divisa ya acumula una suba de 6,77%.

La búsqueda de refugio en el mundo hace que los inversores no distingan la mayor tasa que paga el euro de 3,75% anual contra 1,50% de la tasa del dólar. Antes, la diferencia entre ambos rendimientos marcaba la fortaleza del euro. Hoy están en juego otros valores.

El Banco Central trató de regular el mercado con sus intervenciones. Si bien aplacó los precios, no pudo convencer a los inversores de que cambien la tendencia. La demanda siempre estuvo presente.

La divisa abrió a $ 3,2750 y comenzó a ascender sin pausas. Se estabilizó en 3,2850 a las 13, pero faltando una hora para el cierre, subió a $ 3,2850.

El costo de contener a la divisa fue de alrededor de u$s 170 millones, aunque las reservas registran una disminución de u$s 98 millones al bajar a u$s 46.385 millones. El Banco Central atribuyó la caída al retroceso del valor del euro, de los bonos que tiene en cartera y del oro. No menciona sus ventas en el mercado de contado. En el mercado de futuros, estuvo ausente, y eso se aprecia en el escaso monto de negocios.

Si se puede decir algo positivo de lo que sucedió ayer, es que los grandes intentaron moderarse. Por eso, el monto de negocios en el Forex-MAE, el principal mercado mayorista, fue de u$s 473 millones.

En el MEC, la plaza de los cambistas que abastece a una parte del minorista, se negoció menos que el viernes, pero igual el volumen es alto: u$s 274 millones.

Dejá tu comentario