Asombrosa “gaffe” y polémica en la Pascua uruguaya

Edición Impresa

Montevideo - La Semana Santa uruguaya estuvo acompañada por una polémica entre la Iglesia Católica y el ministro de Defensa y cofundador en los 60 de la guerrilla Tupamaros, Eleuterio Fernández Huidobro, quien había definido el jueves a Jesús como «un flaco gil», «que lo que se pasó predicando fue perdonar».

Fernández Huidobro, que padeció un atroz cautiverio durante la dictadura del que dio testimonio en «Memorias del calabozo», ha dado la nota dentro del oficialista Frente Amplio por apoyar, en los últimos años, la autoamnistía que se habían asignado los militares antes de dejar el poder en 1985. Tras un largo debate y varios intentos fallidos, José Mujica logró virtualmente anular dicho perdón en 2011.

Interrogado sobre el tema del perdón, que cobró actualidad en Uruguay tras la asunción de responsabilidad de parte del Estado de la desaparición de la hija el poeta argentino Juan Gelman y de la Abuela de Plaza de Mayo Berta Shuberoff, oficializada el pasado 21 de marzo por el presidente Mujica, Fernández Huidobro relacionó el concepto con la doctrina cristiana.

Esta doctrina, explicó el ministro, «está basada, entre otras cosas, en lo que decía ese flaco que lo crucificaron por gil, creo yo que por gil, en el Gólgota, que lo que se pasó predicando fue perdonar». «A mí me piden que pida perdón, pero me anuncian que no me van a perdonar. ¿Es medio de imbéciles eso, no? Vos pedime perdón y yo no te voy a perdonar... Y bueno, ¡andá a la puta que te parió!», remató Fernández Huidobro en una disertación durante un encuentro en la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM).

Estas declaraciones causaron duras reacciones de parte de la oposición. El expresidente Luis Alberto Lacalle, del Partido Nacional (conservador), sostuvo que «es una falta de respeto no sólo a católicos y cristianos, sino a toda la civilización».

Carta pública

En tanto, el obispo de Minas, Jaime Fuentes, le pidió al ministro que por lo menos durante la Semana Santa -que en Uruguay se conoce como Semana de Turismo, por una tradición laica instalada desde comienzos del siglo XX- «pare la mano» con sus afirmaciones, y Fernández Huidobro le contestó con una carta pública en la que afirmó que sus palabras no eran un agravio contra Jesús. Le señaló al obispo que su «relación personal con Jesús fue siempre de tú a tú. El me dice Ñato (el apodo habitual del ministro) y yo le digo Flaco. Te guste o no: se trata de un asunto personal que reivindico».

En la misma misiva, sin embargo, el ministro aprovechó para atacar al arzobispo de Montevideo, contándole a monseñor Fuentes que «con el tiempo y la vida fui lentamente dejando de ser marista (como parece que sigues siendo tú) para irme afiliando medio a salesiano (anti-Cotugno, que por tristísima deshonra lo es y por mayor desgracia arzobispo), medio a jesuita y medio a franciscano».

Cotugno intentó enfriar las tensiones con el Frente Amplio. Citando varias letras de tango y estudios sobre el lunfardo, el ministro explicó que «la palabra gil, tan utilizada en los tangos, denota siempre un homenaje a la honestidad y a la bondad» y de ningún modo «malo, malvado o estúpido», en una entrevista concedida al diario El País poco antes de presidir el tradicional Vía Crucis del Viernes Santo, en el que rehusó comentar lo dicho por Fernández Huidobro sobre Jesús.

«Prefiero no emitir un juicio porque es algo que requeriría una instancia mucho más adecuada. Prefiero que responda el silencio a palabras dichas que de pronto necesitarían de un poco más de silencio antes de ser pronunciadas», dijo el prelado.

Agencia ANSA y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario