Catenaccio nacional

Edición Impresa

La máxima futbolera decía, hasta ayer, que no hay mejor defensa que un buen ataque. Era real y hasta parecía inteligente la frase de molde. El Inter, de los cuatro argentinos, del portugués Mourinho y que carga sobre sus espaldas con 45 años sin alzar el máximo trofeo europeo a nivel de clubes, escribió en los libros de la historia del fútbol la nueva premisa: no hay mejor defensa que una gran defensa, que dio clases del arte de sostener una diferencia de dos goles, incluso con un hombre menos durante más de una hora de juego por la roja que vio el brasileño Thiago Motta.

El 3 a 1 de la ida le daba una bocanada de aire con valor oro a los italianos, sabiendo que tenían enfrente al Barcelona que planificaba un tsunami ofensivo. Desde el inicio desactivó, con la misma fórmula que en el primer partido a Lionel Messi. Sin persecuciones individuales, casi sin cometerle faltas y tejiéndole una telaraña alrededor del rosarino que en las pocas veces que escapó de Zanetti y el rumano Chivu, chocaba contra una verdadera muralla parada delante del área de Inter llamada Walter Samuel. Valuarte y bandera de la última línea que casi no tuvo fisuras a lo largo de los 90 minutos. El gol catalán llegó luego de una serie de toques y una definición espléndida de Piqué, marcador central de 1,92 que destiló calidad para darle ilusión cuando sólo faltaba un rato para el pitazo final.

Los críticos oportunistas le caerán sin anestesia sobre la humanidad de Lionel Messi. Lejos de su mejor versión, el crack no pudo generar uno solo de sus slalom y jamás tuvo conexión con ningún compañero, no por el bajo nivel de Lio, también por la estrategia planeada por Inter que apenas sufrió de un disparo del argentino en el primer tiempo que obligó a una gran tapada de Julio César. Inter es finalista, jugará con Bayern Munich el sábado 22 de mayo en Madrid en un partido con un dato inédito: habrá cinco argentinos entre los 22 titulares; es decir, más del 20% de los protagonistas son compatriotas. Demichelis en los alemanes, Samuel, Cambiasso, Milito y Javier Zanetti en los neroazzurri. A pesar que no todos estarán en el Mundial, la Champions estará en manos argentinas.

Dejá tu comentario