Cristina: “Reclamo por Malvinas es en autodefensa de todos”

Edición Impresa

La tensión con el Reino Unido por la perforación petrolera en las Malvinas entró de lleno a la Cumbre de Río a pesar de que no estaba en la agenda del cónclave de los 23 países miembro más los del Caricom (Caribe). Cristina de Kirchner retomó esa fraseología cercana a las nuevas amenazas referida a la confrontación por los recursos que tanto gusta a dos aliados, Hugo Chávez y Evo Morales. Afirmó: «Se plantea una cuestión de soberanía con la región» al considerar que «el siglo XXI tiene como escenario natural la disputa de sus recursos naturales». En la Cumbre del Grupo Río que finaliza hoy en Cancún, México, la Presidente dijo: «Agradezco el apoyo que este encuentro dio a nuestros reclamos» y resaltó que «es un ejercicio de autodefensa de todos nosotros». Apuntó luego directo al blanco: «La instalación de una plataforma» para la búsqueda de petróleo en la islas Malvinas «es una violación a las disposiciones de la ONU». Anticipó así la batalla que viene, instalar la necesidad de llamar a una negociación por la cuestión de fondo a través de la Secretaría General de las Naciones Unidas.

La gestión inicial para realizar un contacto -mañana en Nueva York- entre el secretario general Ban Ki-moon y el canciller Jorge Taiana fue encomendada al embajador Jorge Argüello.

Cristina moderó
luego el discurso enmarcándolo en el derecho, «la Argentina va a insistir en su reclamo» por las islas Malvinas, «siempre en la vocación democrática y en la vocación del derecho internacional».

El presidente de México, Felipe Calderón, en su carácter de anfitrión y coordinador de la Cumbre informó ayer: «Hemos aprobado dos textos: una Declaración de Presidentes donde las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno aquí presentes reafirman su respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte relativa a la Cuestión de las islas Malvinas». Y agregó que hay otro texto que es un «Comunicado Especial sobre la Exploración Hidrocarburífera en la Plataforma Continental» en el que los países presentes recuerdan lo establecido por la ONU y solicitado insistentemente por la Argentina: «Instan a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas estén atravesando por el proceso recomendado por la ONU», de dialogar para un acuerdo por la soberanía. Traducido al lenguaje llano la frase es una observación a Gran Bretaña por el lanzamiento unilateral de la exploración petrolera en aguas malvinenses. Esta novedad trae consigo el reconocimiento explícito de que existe un conflicto en el espacio marítimo circundante que será utilizado para reclamar por otro recurso: la pesca.

Tanta retórica de apoyo político se vivió como un triunfo en la delegación diplomática encabezada Taiana.

Michelle Bachelet, presidenta de Chile, dijo por su parte que «no sólo apoyamos a la hermana República de Argentina en su reclamo por las islas Malvinas, sino que Chile cada año presenta la demanda argentina ante el Comité de Descolonización de la ONU y lo seguiremos haciendo».

Sus palabras eran seguidas con atención por su sucesor Sebastián Piñera, quien acompañó a Bachelet y hoy hará su debut ante el resto de los mandatarios de América Latina y el Caribe.

Dejá tu comentario