Cristina reclamó también a empresarios “no boicotear”

Edición Impresa

La presidente Cristina de Kirchner apuntó ayer contra «los que ganan formidables sumas de dinero y no las reinvierten en la Argentina, sino que se la llevan afuera», al incluir a sectores del empresariado en su pedido de «no boicotear» al país que también apuntó a los gremios.

«Hay empresarios que ganan formidables sumas de dinero y no las reinvierten en la Argentina, sino que se las llevan afuera. Hay prácticas que son inaceptables, ellos nunca pagan (las consecuencias), termina pagando el pueblo», dijo la Presidente.

La mandataria se expresó de este modo desde la planta automotriz General Motors de Rosario, donde se presentó la unidad 200.000 del modelo Agile producido en el país y se anunció la ampliación de capital por u$s 150 millones y la creación de 600 puestos de trabajo.

La Presidente buscó allí aclarar sus dichos del lunes en Ushuaia: «Para que ninguno interprete como exégeta mis palabras y me haga decir lo que no dije, o me lo haga decir en forma incompleta, lo que es mucho peor. La verdad a medias no es una verdad, es una mentira».

Así, la Presidente se refirió a los medios que interpretaron que el pedido de «no boicotear» que realizó el lunes pasado fue sólo para los gremios aeronáuticos en pleno conflicto.

«Me referí a todos los sectores» y «a las prácticas que sólo piensan en la especulación y no la responsabilidad social», enfatizó la mandataria. Al respecto, Cristina de Kirchner aclaró que «el llamado a no boicotear a la Argentina fue para todos los que tienen responsabilidades», tras indicar: «Quiero un empresariado con responsabilidad social, quiero un empresariado que se haga cargo de que es necesario ponerle el hombro al país porque el país les puso el hombro durante estos ocho años generando ganancias como nunca habían tenido en todos los sectores durante los últimos 20 o 30 años».

A partir de su plan de inversiones bianual (2011-2012) de u$s 150 millones, General Motors aumentará la producción de 130.000 a 160.000 unidades anuales, que generará 600 nuevos puestos de trabajo y desarrollará proveedores locales.

Del acto participaron el gobernador Hermes Binner y el titular de la firma, Sergio Rocha, además de la ministra de Industria, Débora Giorgi; los secretarios general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y de Comercio, Guillermo Moreno; y el mandatario electo Antonio Bonfatti.

Cristina de Kirchner resaltó el rol que tuvo la ANSES, en 2009, al aprobar un préstamo de $ 259 millones con el que la automotriz pudo lanzar en el país el nuevo modelo Agile, que ya lleva 200 mil unidades producidas.

La mandataria explicitó su satisfacción por la decisión tomada en su momento y por el reconocimiento que hizo la automotriz a su Gobierno por llevar adelante ese préstamo que permitió poner en marcha la producción del nuevo modelo.

La mandataria recordó que el presidente de General Motors Argentina, Rocha, le anunció a través de una carta «la llegada de un aporte de capital de la casa matriz de 150 millones de dólares» para incrementar la producción de la planta.

«Esto no hubiera sido posible», dijo Cristina al recordar que en 2009, el Gobierno y la automotriz tenían «este proyecto del nuevo Agile para lanzarlo y debido a la crisis en Estados Unidos su casa matriz obviamente no podía remitirle fondos».

Dejá tu comentario