Dinamismo superior

Edición Impresa

Con un comportamiento dinámico excelente, el nuevo Kuga es la opción de Ford en el segmento de los todoterrenos medianos. El motor de cinco cilindros con turbo es de origen Volvo y dispone de una potencia de 200 CV.

En la Argentina, la última participación de Ford en el segmento de los todoterrenos medianos se ha dado mucho tiempo atrás con el Escape, un vehículo de Ford realizado con la plataforma del Mazda Tribute. En 2008, en Estados Unidos, el Escape ha incorporado una versión híbrida y continúa en venta, pero en otros mercados como en Europa (se comercializaba con el nombre Maverick) y en el Mercosur su lugar ha sido ocupado por el nuevo Kuga.

Los orígenes del Kuga se sitúan en el concept car iosis X, que se presentó en el Salón del Automóvil de París de 2006. John Fleming, presidente y jefe ejecutivo de la compañía confirmaba entonces que desarrollarían un vehículo de serie inspirado en el iosis X Concept que se presentaría al cabo de dos años.

Subrayando su importancia en la nueva dirección que tomaba la compañía, el nuevo modelo recibió un nombre propio. Así nació el Kuga, modelo presentado durante la primera mitad de 2008, y llega ahora a nuestro país, que es el primero de todos los países americanos en ofrecerlo.

En Europa tiene opciones de motores turbodiésel con potencias de 136 CV y una reciente con 163 CV, además del naftero con cinco cilindros y 200 CV, que es, por el momento, la única oferta de motor disponible en la Argentina. Además, ofrece versiones sólo con tracción delantera y acá llega con tracción total permanente.

El motor naftero de cinco cilindros es de origen Volvo. Con turbo y una cilindrada de 2.521 cm3, es uno de los responsables para obtener un comportamiento dinámico excelente. La caja automática de cinco marchas está muy bien relacionada con la potencia disponible del motor, brillante por la contundencia que entrega su potencial en todo momento. Un empuje descomunal que sólo tiene consecuencias en el consumo urbano, donde necesita 14,6 litros cada 100 kilómetros. En su segmento, sólo el Volkswagen Tiguan ofrece un nivel de prestaciones similar.

El Kuga es el primer todoterreno mediano del que elogiamos el placer de manejo como uno de sus puntos a favor. No importan las condiciones de marcha ni el estado del camino, en todo momento su andar brinda un dinamismo que entusiasma, y que lógicamente tiene sus consecuencias en el confort de marcha en ciudad; sin llegar a ser algo molesto, está claro que las configuraciones de sus suspensiones junto con los neumáticos de 17 pulgadas han sido desarrollados para lograr un andar deportivo, y es en esta cualidad donde mayor se manifiesta su espíritu crossover.

En términos de diseño todo es subjetivo; sin embargo, con varios colegas hemos llegado a la misma conclusión: el Kuga es el mejor exponente del Kinetic Design de Ford. Además, de sus líneas exteriores recibe elogios la presentación interior. En seguridad sólo le falta el sensor de presión de neumáticos, pero cuenta con seis airbags y los controles de tracción y de estabilidad.

Para mejorar quedan el techo panorámico vidriado que no se abre (al mismo tiempo, es una virtud por tenerlo), la capacidad del baúl, la rueda de auxilio temporal y las aptitudes off road; aunque sabemos que cada vez menos usuarios compran esta clase de vehículos para ese uso, competidores como el Nissan X-Trail y el Renault Koleos ofrecen, por ejemplo, un control de descenso. En suma, con su dinamismo fuera de serie el Kuga busca nuevos usuarios para Ford.

Dejá tu comentario