6 de septiembre 2012 - 00:00

Divierte un oso de peluche juerguista

Las ocurrencias de un osito vicioso, drogadicto, sexualmente depravado y políticamente incorrecto harán reír hasta a quienes no comulguen con su estilo de humor.
Las ocurrencias de un osito vicioso, drogadicto, sexualmente depravado y políticamente incorrecto harán reír hasta a quienes no comulguen con su estilo de humor.
«Ted» (EE.UU., 2012, habl. en inglés). Dir.: S. MacFarInt.: M. Wahlberg, M. Kunis, G. Ribisi, S.J. Jones, S. Jones. Voz: S. MacFarlane.

En el clásico «Harvey», James Stewart se iba de juerga con su amigo imaginario, un conejo parlante. Pero en «Ted», el osito de peluche viviente que lleva por el mal camino a Mark Wahlberg no sólo es percibido por todo el mundo, sino que incluso tuvo sus quince minutos de fama y, además. es un milagro navideño (a los 8 años el protagonista humano pidió que el osito que le regalaron pudiera hablar y ser su mejor amigo para siempre).

El osito Ted tiene la voz de Seth MacFarlane, creador del cartoon televisivo «Family Guy» y director de esta divertida y realmente demente comedia sobre un peluche lo suficientemente vicioso, drogadicto, sexualmente depravado y políticamente incorrecto a todo nivel como para ser el principal responsable de que el film merezca la calificacion «sólo apto para mayores de 16 años». En este sentido hay que reconocer que, interpretándose a sí mismo, Sam J. Jones, olvidado protagonista de la superproducción de Dino de Laurentiis con musica de Queen «Flash Gordon», quizá comparta la responsabilidad por protagonizar las escenas más salvajes, en las que contamina a todo el mundo, incluyendo al osito depravado. con su mala influencia, prode un ex famoso de su calibre,

Es una comedia ciento por ciento original y llena de gags eficaces que pueden hacer reír aun a quien no comulgue en absoluto con su estilo de humor ultra-guarro, por momentos directamente contracultural. Pero, lo mejor de «Ted» es la decisión de MacFarlane de no acobardarse al momento de acceder al cine, sino más bien todo lo contrario, aprovechando un presupuesto mayor que el de una serie del cable y, sobre todo, la mayor libertad que puede dar un largometraje si no se lo entiende como un mero subproducto de una fórmula exitosa previa (está claro que hay una relación entre «Family Guy» y este film, pero tambien es evidente que nadie encontrará este tipo de chistes en la pantalla chica).

La película demora un poco en arrancar de verdad, y al principio se notan demasiado algunos tics televisivos que lucen un poco raros en pantalla grande. También da demasiadas vueltas para arribar a un desenlace, bastante más previsible que las hilarantes, aberrantes ocurrencias previas del osito y su mejor amigo. Mark Wahlberg toma un riesgo para demostrar que no sólo puede actuar en películas de acción o dramas de gente de clase baja. Esto a pesar de que el argumento tiene momentos bastante dramáticos, ya que hay una chica (Mila Kunis), destinada a separar a estos dos mejores amigos. También hay un villano increíble: Giovanni Ribisi interpreta a un obsesivo fan del oso desde sus tiempos de celebridad mediática, y lo hace de modo tan siniestro como para que al menos en un par de escenas el bastardo peludo pueda lucir como el inocente protagonista de alguna típica superproducción de Disney o Spielberg con ositos cariñosos animados.

Dejá tu comentario