Domingo de Oscar enfrenta a Scorsese con film mudo

Edición Impresa

El domingo a las 21.30 (hora local, y por TNT), comenzará la transmisión correspondiente a la 84° edición de los premios Oscar de la Academia de Hollywood. «Hugo», de Martin Scorsese, y «El artista», de Michel Hanazavicius, lideran las nominaciones de este año, entre los cuales, según lo previsto se repartirá la mayor cantidad de estatuillas. El film de Scorsese tiene 11 nominaciones, y la película muda en blanco y negro, con protagonista argentina (Bérenice Bejo) totaliza 10. Meryl Streep, con su nominación número 17, aspira a un nuevo Oscar por su interpretación de Margaret Thatcher en «La dama de hierro».

Además de «Hugo» y «El artista» compiten por la mejor película otras siete: «Los descendientes», «Historias cruzadas», «Medianoche en París», «El juego de la fortuna», «Caballo de guerra», «El árbol de la vida» y «Tan fuerte y tan cerca». En total, son nueve las candidatas a mejor film, ya que este es el primer año en que el reglamento admite que el número de largometrajes nominados puede oscilar entre cinco y diez.

La pugna por el premio al mejor actor principal enfrenta a George Clooney y Brad Pitt, nominados por «Los descendientes» y «El juego de la fortuna» respectivamente, que competirán con Jean Dujardin por «El artista», Demian Bichir por «A Better Life» y Gary Oldman por «El topo». Meryl Streep optará al Oscar a la mejor actriz principal con Glenn Close, por «Albert Nobbs», Viola Davis por «Historias cruzadas», Michelle Williams por «My week with Marilyn» y Rooney Mara por «La chica del dragón tatuado».

Woody Allen («Medianoche en París»), Martin Scorsese («Hugo»), Michel Hanazavicius («El artista»), Alexander Payne («Los descendientes») y Terence Malick («El árbol de la vida») son los candidatos a la estatuilla como mejor director. En cuanto al Oscar a la mejor película de habla no inglesa las seleccionadas son la iraní «Una separación» (obtuvo recientemente el Globo de Oro y su triunfo casi cantado está dado por el hecho de que también compite en el rubro de Mejor Guión, inédito para un film iraní), la belga «Bullhead», la israelí «Footnote», la canadiense «Monsieur Lazhar» y la polaca «In Darkness».

En animación se enfrentarán «Kung Fu Panda 2», «El gato con botas», «Rango», «A cat in Paris» y la española «Chico & Rita». La ceremonia de entrega se celebrará en el ex teatro Kodak de Los Angeles (la empresa fotográfica está en concurso preventivo, aunque la sala aún sigue siendo llamada así) y será conducida por Billy Crystal.

¿Menos audiencia?

En Hollywood, la entrega de los Oscar fue históricamente la mayor atracción del año, pero las recientes mediciones de audiencia televisiva siguieron el declive en la venta de entradas de cine y reflejan una creciente sensación de ambivalencia ante la entrega de los premios. En 2011, sólo 36 millones de personas sintonizaron la transmisión de la ceremonia, cuando «El discurso del Rey» se llevó el premio a la mejor película.

En 2010, «Vivir al límite» de Kathryn Bigelow, ganó el Oscar tras haber cosechado menos de 40 millones de dólares en taquilla, dejando atrás a «Avatar», la película más taquillera de todos los tiempos. Antes de eso, «Quieres ser millionario» fue un ganador relativamente popular con una recaudación que alcanzó los 140 millones de dólares en Estados Unidos, lo que representó casi el doble de la venta de entradas que obtuvo la ganadora de ese mismo año, «Sin lugar para los débiles».

Desde 2004, cuando «El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey» batió todos los récords, nunca un film ganador del Oscar a la mejor película había sido tan popular tanto entre el público como entre los votantes de la Academia.

Es poco probable que las ceremonias de este 2012 cambien la dinámica «elitista» que viene caracterizando a los Oscar. La favorita, «El artista», recaudó solo 28 millones de dólares en Estados Unidos, mientras su principal competidora, «Hugo», hizo 67 millones de dólares. El único film nominado a mejor película que puede romper la marca de 100 millones de dólares es «Vidas cruzadas» («The Help»), que recaudó casi 170 millones de dólares.

«Antiguamente, los premios Oscar se esforzaban, a su manera, para fusionar el comercio y el arte, la popularidad y la crítica, que representaba el alma de Hollywood», dijo el analista Owen Gleiberman. Ahora los votantes de los Oscar huyen del entretenimiento masivo. ¿Por qué los Oscar están tan apartados de la sociedad que ninguna de las películas más taquilleras tiene posibilidades en la entrega de premios de este año? Incluso el final de «Harry Potter», que obtuvo 381 millones de dólares y cerró una franquicia que definió el éxito de una era de taquilla en la última década, fue excluido de las principales categorías, quedándose solo con tres nominaciones por dirección de arte, efectos visuales y maquillaje.

Parte de la «culpa», dicen también en Los Angeles, estaría en la composición de la Academia, que no sintoniza con los jóvenes ni audiencias de diversas culturas. De acuerdo con un estudio del diario «Los Angeles Times», la Academia tiene miembros que en 94% son blancos y en 77% hombres. Solamente 14% de los integrantes es menor de 50 años, en tanto que 2% es de ascendencia afroamericana y otro 2% latinoamericana.

El profesor de cine Neil Gabler, de la Universidad Southern California, cree que la dicotomía entre las películas hechas en Hollywood, y las que realmente se admiran revela un sentido de odio en el mismo corazón de la industria. Mientras los ejecutivos de los estudios lucran con las recaudaciones, su afán comercial es tan fuerte como el respeto por lo «artístico», que ellos no creen estar haciendo.

La preponderancia de las películas nostálgicas de cara a la entrega de premios del domingo «no es tanto por la añoranza de un pasado perdido sino por un presente que no satisface», agregó Gabler. «En el Hollywood moderno, es fácil odiar lo que uno hace. Este año, los Oscar están dando a los académicos la oportunidad de decirlo».

Dejá tu comentario