23 de febrero 2010 - 00:00

Duhalde no cede y será candidato pese a Reutemann

Eduardo Duhalde
Eduardo Duhalde
Eduardo Duhalde fraccionó ayer aún más el mercado electoral del Partido Justicialista y ratificó su candidatura presidencial para las elecciones de 2011, aun en el caso de que Carlos Reutemann también se anote en la carrera hacia la Casa Rosada.

Duhalde se encargó así de desmentir personalmente a su esposa, la senadora Chiche, quien había adelantado que su marido declinaría sus ambiciones presidenciales si Reutemann confirmaba su candidatura para 2011.

Así, el peronismo presenta un menú de candidatos que incluye a Néstor Kirchner por el oficialismo y a Duhalde, Reutemann, Felipe Solá, Alberto Rodríguez Saá, Mario Das Neves y hasta Francisco de Narváez por el PJ disidente. Por ahora, festeja el matrimonio presidencial, que disfruta de la atomización de ofertas dentro del peronismo opositor.

Si bien Duhalde no descartó que el Gobierno quiera adelantar los comicios, descreyó que reúna el consenso para lograrlo.

«Se puede esperar cualquier cosa, porque éste es el Gobierno de las sorpresas», respondió Duhalde al ser consultado sobre el eventual cambio de calendario electoral que implicaría una eliminación de las internas abiertas, simultáneas y obligatorias.

Pero de inmediato subrayó que el Ejecutivo «ya no puede hacerlo porque necesita el 40 por ciento de apoyo en ambas cámaras del Congreso para poder modificar lo que ya es ley y está establecido para el 14 de agosto de 2011». Sobre Reutemann, el ex mandatario consideró que «cuantos más se presenten (a la elección), mejor», y sostuvo que «no hay que criticar al que se quiere presentar en 2011».

Así se pronunció en declaraciones radiales luego de que su esposa, la senadora Duhalde, dijera en diciembre pasado que si Reutemann se lanza como candidato, su marido «resignaría su postulación». El ex gobernador bonaerense afirmó que Reutemann le «sigue pareciendo una buena persona», al igual que el vicepresidente Julio Cobos, otro de los posibles candidatos en 2011 al avanzar sobre la idea de un próximo Gobierno de amplios consensos.

Sostuvo en ese marco que los dirigentes y eventuales postulantes deben «hacer política sin creer que se crece criticando, injuriando y descalificando a las otras personas». Pero Duhalde se reservó las críticas para el Gobierno nacional y especialmente contra la figura del ex presidente y diputado nacional Néstor Kirchner.

«Éste es el último gobierno faccioso, tiene que venir el Gobierno de todos. Necesitamos tener un proyecto, como lo tiene Brasil», sostuvo Duhalde, y agregó: «La potencialidad nuestra es de tal dimensión que vamos a estar pisándole los talones».

Duhalde
minimizó la expresión que desde hace algunas semanas venía sosteniendo respecto de la figura del santacruceño, a quien quería «echar» de la provincia de Buenos Aires.

«La palabra echar se habrá escapado en un acto. Simplemente se le va a ganar la elección interna, de eso no hay duda, porque realmente es un elemento extraño en la provincia», indicó.

Y agregó: «Es un hombre que no podría haber sido legislador por la provincia, por sus domicilios en Capital y Santa Cruz».

Dejá tu comentario