“Estamos viviendo en una sociedad de delatores”

Edición Impresa

Madrid - El escritor Javier Marías explora en su nueva novela, el lado oscuro de ese estado «tan deseable» a veces que suele ser el enamoramiento. En la obra también reflexiona sobre la impunidad, algo que le preocupa especialmente en una sociedad en la que «casi nada escandaliza ni sorprende».

«La sociedad actual tiende cada vez más a ser tolerante con la impunidad, y no solo en España; en Italia es aún peor», decía Javier Marías al presentar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid su nueva novela, «Los enamoramientos», que acaba de lanzar Alfaguara en España e Hispanoamérica.

Cada nuevo libro de Marías (Madrid, 1951) suscita una gran expectactiva, y no es para menos. Su obra está publicada en 40 idiomas y en 50 países y el escritor está considerado uno de los nombres esenciales de la literatura de los últimos 40 años, el tiempo que este novelista lleva dedicado a la pasión de narrar.

Esa expectativa estaba ahora más justificada porque su nuevo libro llega tras los tres volúmenes de «Tu rostro mañana», esa gran empresa literaria a la que dedicó «ocho o nueve años» y tras la cual quedó «agotado». Según dice, Tuvo «la sensación» de que en esos tres tomos estaba todo lo que tenía que decir en el campo de la novela».

«Pensé que quizá era superfluo escribir más novelas», afirmaba el escritor. Pero no fue así. Poco a poco se fue fraguando en su imaginación una nueva historia que ha desarrollado en las 400 páginas de «Los enamoramientos», un libro ambientado en el Madrid actual y que, aunque sólo sea en su comienzo algo le debe a una historia que le contó «una buena amiga».

Acompañado por Pilar Reyes, la directora de Alfaguara, Javier Marías explicó algunas de las claves de esta obra «pesimista y sombría», y la primera de su trayectoria novelística protagonizada por una mujer.

Convertir en narradora a una mujer no le ha planteado especiales problemas al escritor porque, en su opinión, «a la hora de mirar, reflexionar y narrar no hay diferencias entre hombres y mujeres», señaló Marías, a quien le suena a «machismo eso de la visión femenina de las cosas».

En esta novela se habla, y mucho, de los enamoramientos aunque nuca en tono edulcorado. Es cierto, decía el escritor, que «casi todo el mundo ve ese estado como algo deseable y positivo y se dice que la gente es mejor cuando está enamorada, pero también es capaz de comportarse de forma egoísta y mezquina, de forma atroz».

«El enamoramiento es uno de los motores mayores que existen para la comisión de crímenes. Solo hay que ir al cine y ver obras maestras como El cartero llama dos veces», añadía el autor, cuya primera novela, «Los dominios del lobo», se reedita ahora para festejar sus 40 años de vida literaria.

Marías no cree en el papel del destino en los enamoramientos. Es más bien una cuestión de azar, «de quién anda libre por ahí o está disponible. En realidad, como se dice en la novela, es una especie de rifa al final del verano».

La novela es pesimista, quizá porque en este género «es donde uno menos se engaña». Javier Marías es también un conocido y polémico articulista, pero en esos escritos firma con su nombre y opina «como ciudadano». «El novelista es mucho más salvaje, no habla en su propio nombre. En la realidad todos queremos que las cosas sean mejores, pero en las novelas no nos engañamos, o lo hacemos menos, porque estamos en un territorio en el cual nos sentimos a salvo», comentó el escritor.

Poco se puede contar del argumento de esta novela sin estropearle al lector el placer de leerla. En sus primeras líneas ya se habla de una muerte terrible, «que no se pierde nunca de vista» en esta obra que «no es política» ni es de intriga, aunque no faltan ciertas dosis de ella.

En «Los enamoramientos», Javier Marías habla de algunos temas que son recurrentes en su obra como el de la delación, un asunto al que le tiene «especial aversión», quizá porque, como contó en «Tu rostro mañana», su padre fue delatado al final de la guerra civil. «A mí me preocupa que la sociedad se está convirtiendo cada vez más en una sociedad de delatores», aseguró el escritor.

Cuando habla de delatores se refiere sobre todo «a aquellos que ni les va ni les viene lo que otro ha hecho y lo acusan, por ejemplo, de estar fumando o de haber llevado a un niño a los toros», dijo el novelista.

A Marías le molesta la profusión de gente que va por ahí «con cámaras grabando todo lo que ve para que haya pruebas», como le sucedió recientemente «al pobre John Galliano», que fue despedido por Christian Dior después de que el diseñador británico, en estado de embriaguez, profiriera insultos antisemitas e intentara agredir a una pareja de clientes que se encontraban en un mismo local parisino.

«Antes esas palabras dichas por los borrachos se las llevaba el viento. Es una sociedad muy antipática la que estamos construyendo», concluye Marías.

De cine

Tras la presentación del libro, Marías reconoció que había firmado un contrato con una productora de Hollywood para que su compleja y ambiciosa novela «Tu rostro mañana» sea llevada al cine. «No puedo decir más porque los detalles los darán ellos cuando les convenga», dijo Marías a la agencia «EFE».

Marías, uno de los autores españoles de mayor prestigio y cuya obra ha merecido importantes galardones, entre ellos el Premio Literario Europeo 2011 que le acaban de dar en Austria, es consciente de que sus novelas no son fáciles de llevar al cine porque en ellas abundan las reflexiones y la voz del narrador tiene mucho peso.

Además, en este campo ha tenido alguna experiencia desagradable, en concreto con la versión que hizo de su novela «Todas las almas» el productor Elías Querejeta, «que fue llevada al cine con malos resultados» bajo el título de «El último viaje de Robert Ryland».

Aquella película, dirigida por Gracia Querejeta, motivó un proceso judicial en el que la Audiencia de Madrid obligó en 2002 al cineasta y productor a indemnizar al novelista con 36.000 euros (51.600 dólares) por no haber respetado «el espíritu» de la novela.

Para Javier Marías ha constituido ahora «una sorpresa» que una productora estadounidense se haya interesado por «Tu rostro mañana», aunque él supone que «no van a incluir el total de los tres volúmenes porque sería una película muy larga».

«Supongo que escogerán unas partes de las que ya veremos qué sale», afirmó el escritor al referirse a los tres volúmenes de esta novela, que en total tiene 1.600 páginas. Y ya se verá también «si se hace la película y cuándo se hace, porque lo que han hecho por el momento es comprar una opción», comentó el escritor.

Con anterioridad, Marías recibió ofertas para llevar otras novelas suyas al cine por parte de «directores ingleses, franceses, alemanes, italianos y estadounidenses», aunque «casi nunca

se ha llegado a un acuerdo»
.

«He recibido en el extranjero más ofertas que en España, donde, en general, se me aplica la ley de extranjería», dice con cierta tristeza este gran escritor.

Agencia EFE

Dejá tu comentario