15 de diciembre 2014 - 00:00

Estrepitosa caída de Petrobras: perdió u$s 228.000 M en seis años

De acuerdo con la prensa local, el valor de mercado de Petrobras es menor que el de antes de que fueran descubiertos los pozos ultraprofundos.
De acuerdo con la prensa local, el valor de mercado de Petrobras es menor que el de antes de que fueran descubiertos los pozos ultraprofundos.
  Río de Janeiro - Inmersa en la peor crisis de su historia, la empresa Petrobras sufrió una notable pérdida de valor de mercado en los últimos años y además registra en la actualidad una fuga de inversiones que augura un agravamiento de su situación financiera, reportó ayer el diario O Estado de Sao Paulo.

El valor de mercado de la compañía petrolera, según guarismos corregidos por la inflación, cayó de 737.000 millones de reales (unos 276.000 millones de dólares) en marzo de 2008 a 127.000 millones de reales (unos 47.565 millones de dólares) al día de hoy.

El volumen de pérdidas en ese período, de 610.000 millones de reales (228.560 millones de dólares), equivale, apuntó O Estado de Sao Pulo, a toda la producción anual de Portugal y a cuatro veces el producto bruto interno (PBI) de Uruguay.

Más allá de los millonarios desvíos de fondos entre 2004 y 2012, investigados por la Justicia brasileña, el valor de Petrobras fue también afectado por los impactos de la crisis global, que comenzaron a sentirse a partir de 2009, y la necesidad del Gobierno de no reajustar el precio de los combustibles para no presionar la inflación.

A instancias de todos estos factores, la cotización de la estatal llegó a derrumbarse a tal punto que el viernes pasado, cuando fue denunciado que la cúpula directiva de la empresa había sido alertada sobre las irregularidades en 2008, las acciones de la empresa alcanzaron en la Bolsa de Valores la misma cotización que tenían en 2003.

El diario Folha de Sao Paulo informó ayer que a raíz del escándalo de corrupción, el 25% de los inversionistas institucionales redujeron en al menos un tercio el número de recibos de papeles ordinarios (ADR), que son los más negociados en la Bolsa de Nueva York. Dichos papeles acumulan una desvalorización del 51% entre julio pasado y el viernes.

La merma de apuestas en la empresa por parte de los fondos de inversión está directamente vinculada a las revelaciones de pagos de sobornos, sobrefacturación de contratos y maniobras de lavado de dinero, en los cuales, según las denuncias, participaron directivos de la firma petrolera, ejecutivos de grandes constructoras contratistas y cambistas.

"Es arriesgado mantener esas inversiones. La acción continúa cayendo y nadie sabe decir si ya llegó al fondo del pozo", dijo un analista de mercado de Nueva York, quien no quiso identificarse. "Una parte de la reducción (de compra de acciones) se podrá revertir cuando el balance sea divulgado. Pero eso no significa que el riesgo desaparezca. Nadie sabe cuáles serán las consecuencias para la empresa si se comprueba que esos escándalos son verdaderos", agregó.

La imagen de la empresa, la mayor de Brasil y responsable de cerca del 13% del producto bruto interno (PBI) del país, está directamente afectada por el escándalo. A modo de ejemplo, el viernes pasado postergó por segunda vez la divulgación de sus resultados financieros correspondientes al tercer trimestre de 2014.

La compañía explicó en un comunicado que ese aplazamiento responde a la necesidad de dar más tiempo a los auditores externos que contrató para determinar si los desvíos descubiertos en los últimos meses afectaron sus finanzas. Según calcula hasta ahora la Policía, la suma desviada llegaría a los 10.000 millones de reales (cerca de 3.950 millones de dólares).

La semana pasada, un grupo de inversionistas presentó una demanda en una corte federal neoyorquina por entender que el arreglo de contratos entre Petrobras y constructoras inflaron el valor de la compañía petrolera. Además, las autoridades de regulación estadounidense están investigando a la empresa.

El escándalo de corrupción en Petrobras, que el jueves pasado les valió a 36 personas, entre ellas once ejecutivos de las seis compañías constructoras más importantes de Brasil, la denuncia de la Fiscalía por delitos como corrupción, lavado de dinero y asociación criminal, sumó ayer a dos nuevos sospechosos.

De acuerdo con el diario O Estado de Sao Paulo, implicados en la trama denunciaron la participación en la red de desvío de fondos del tesorero nacional del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Joao Vaccari.

Según el testimonio del ejecutivo Augusto Ribeiro, en el marco de un acuerdo de delación premiada, Vaccari era el encargado de recibir la porción de dinero desviado de contratos irregulares que le correspondía al PT. Según otras declaraciones, entre el 3% y el 5% del contrato era desviado hacia el oficialismo y su socio en la coalición gobernante, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

También implicó al exdirector de Servicios de Petrobras, Renato Duque, quien se ocupaba de los pagos de dinero en efectivo, los depósitos en cuentas en el exterior y las transferencias al PT.

Rafael Angulo Lopez, auxiliar de uno de los cabecillas de la red de corrupción, el cambista Alberto Youssef, también señaló a Vaccari y el expresidente Fernando Collor de Mello -despojado del poder por denuncias de corrupción- como dos de los políticos a quienes les entregó dinero fruto de los desvíos.

Agencias DPA y EFE,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario