Facciones palestinas pusieron fin a cuatro años de guerra civil

Edición Impresa

El Cairo - Dirigentes del partido nacionalista laico Al Fatah y del islamista Hamás firmaron ayer un acuerdo que pondrá fin a un cisma de cuatro años y que llevará a la reunificación de Gaza y Cisjordania, a la conformación de un Gobierno interino y a nuevas elecciones.

«Le digo al pueblo palestino que llegó el fin de la división, lo que pedía el pueblo en Gaza se cumplió», aseguró el dirigente de Al Fatah Azam al Ahmad en una rueda de prensa en la capital egipcia junto al «número dos» del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), Musa Abu Marzuk.

Ambos encabezaron las delegaciones de sus respectivos grupos que ayer se reunieron en El Cairo bajo la mediación del jefe de la Inteligencia egipcia, Murad Muafi, en medio de un gran secretismo.

Al Ahmad, líder del grupo parlamentario de Al Fatah en la Asamblea Legislativa palestina, afirmó que partieron de la voluntad de terminar con la división entre ambos sectores «para poner fin a la ocupación de Israel».

«Anteriormente Israel había advertido a (el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud) Abás contra este acuerdo y Abás respondió desde Moscú, que sí deseamos la reconciliación con Hamás», recordó Al Ahmad. Éste, además, denunció que «Estados Unidos usó la división como pretexto para evitar cumplir sus deberes».

De esta forma, el dirigente de Al Fatah respondió al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, quien advirtió ayer a la AP que «debe elegir entre la paz con Israel o la paz con Hamás» (ver nota aparte).

Para Al Ahmad, «la ocupación (israelí) aprovechó la división para judaizar Jerusalén, levantar un muro y quitar grandes sectores a Cisjordania».

Por su parte, Abu Marzuk remarcó que «no es el fin del diálogo, ya que habrá otros. A esto seguirá un encuentro con todas las facciones y fuerzas políticas (palestinas) a fines de la próxima semana», sin precisar una fecha.

Ni Abu Marzuk ni Al Ahmad hicieron mención expresa durante la rueda de prensa al anuncio formulado ayer desde Ramala por parte de uno de los mediadores de ambas facciones, Munib al Masri, de la firma de un acuerdo de reconciliación el próximo 5 de mayo en El Cairo con la presencia de Abás (un moderado y jefe de Al Fatah) y el líder de Hamás, Jaled Meshal.

Abu Marzuk explicó que ayer se llegó a «entendimientos» en temas como la realización de elecciones, la creación de una comisión electoral, la fecha de los comicios, asuntos de la seguridad y «la formación de un Gobierno con personalidades independientes», además de la continuidad de la Asamblea Legislativa.

Por otro lado, «se acordó liberar a presos, reabrir instituciones cerradas y propiciar el ambiente para celebrar elecciones libres y transparentes con observación internacional, además de reestructurarse el Consejo Nacional Palestino», dijo Abu Marzuk.

El dirigente de Hamás subrayó que todos esos asuntos deben terminar de definirse en el plazo de un año y que durante las conversaciones de ayer no trataron las condiciones establecidas por el Cuarteto Internacional (Estados Unidos, la ONU, la Unión Europea y Rusia).

«Con el fin de la división dimos vuelta la página a un capítulo y abrimos otro, el del consenso y la unidad para recuperar los legítimos derechos» nacionales, afirmó.

Hamás, grupo terrorista e islamista que controla de facto la Franja de Gaza desde junio de 2007, tras expulsar violentamente a las fuerzas de Al Fatah, había rechazado inicialmente el plan egipcio, lanzado en 2009, por considerar que había incluido puntos que no habían sido discutidos.

Por su parte, Al Ahmad resaltó que «la Liga Árabe se encargará de seguir el cumplimiento del acuerdo y lo supervisará», y que «los entendimientos logrados respondieron a interrogantes del plan egipcio».

En declaraciones posteriores a la cadena de televisión Al Yazira, Al Ahmad agregó que se celebrarán elecciones presidenciales y legislativas conjuntas, un año después de la fecha de la firma del acuerdo interpalestino.

Ese pacto pondría fin a casi cuatro años de división entre los dos mayores grupos palestinos, que han gobernado desde entonces de forma separada en Gaza (Hamás) y Cisjordania (Al Fatah, columna vertebral de la AP).

El entendimiento se da en el contexto de una fuerte ola de revueltas en el mundo árabe. De hecho, «este pacto es posible debido a que el régimen egipcio ha cambiado. El nuevo Gobierno está tomando una postura equilibrada», dijo Hany al-Masri, un analista político que participó en las negociaciones de las últimas dos semanas que llevaron al acuerdo.

Otros analistas opinaron que el actual levantamiento en Siria, donde está basado parte del liderazgo de Hamás, también ejerció presión para que el grupo intente poner fin a su aislamiento en Gaza, un pequeño enclave costero que limita con Israel y Egipto.

Por otro lado, la AP ha avanzado en una estrategia de reconocimientos internacionales de hecho a la independencia palestina, que, fuera del mundo musulmán, ya logró en los principales países de América Latina y busca ahora replicar en Europa.

Agencias EFE y Reuters, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario