13 de agosto 2014 - 00:47

Fase clave para el diálogo de paz en Colombia: suman a víctimas de violencia

El jefe de los negociadores de las FARC en La Habana, Iván Márquez (izquierda), y el otro representante de la guerrilla, Jesús Santrich, ayer, al reiniciarse las negociaciones. Viene un tiempo de perdón, dijo el primero.
El jefe de los negociadores de las FARC en La Habana, Iván Márquez (izquierda), y el otro representante de la guerrilla, Jesús Santrich, ayer, al reiniciarse las negociaciones. Viene un tiempo de perdón, dijo el primero.
La Habana - En un clima de tensión por el aumento de los ataques rebeldes a la infraestructura petrolera y nuevas demandas de las partes, el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC iniciaron ayer la fase más delicada del proceso de paz, que tratará sobre las víctimas del conflicto y que contará con la participación sin precedentes de afectados en la mesa de negociaciones de La Habana a partir del sábado.

"Estamos abriendo ese debate trascendental, el tema de las víctimas", dijo a la prensa el jefe negociador de las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Iván Márquez, al comenzar el vigésimo séptimo ciclo de diálogos de paz. "Este asunto es muy importante porque nos va a entregar las claves para desbrozar el camino hacia la reconciliación de la familia colombiana", agregó el número dos de la mayor guerrilla de ese país.

La reparación de las víctimas es el cuarto de los seis puntos de la agenda y uno de los más complejos, ya que ambas partes se culpan mutuamente por la violencia armada, que dejó en más de medio siglo 220.000 muertos y 5,7 millones de desplazados, en la que se considera la segunda peor crisis de ese tipo en el mundo tras la de Sudán.

Se registraron, además, 25.000 desaparecidos y 27.000 secuestrados. Asimismo, el Gobierno ha registrado hasta ahora a más de 6,6 millones de víctimas directas e indirectas del conflicto que enfrentó en las últimas décadas a guerrillas de izquierda, grupos paramilitares derechistas y las fuerzas del Estado.

Las dos delegaciones ya consensuaron los tres primeros temas de la agenda.

La fase crucial de esta nueva etapa arrancará el sábado, cuando una primera delegación de 12 víctimas del conflicto entregue sus testimonios ante los dos equipos negociadores, con el fin de que sus demandas sean consideradas en un eventual acuerdo de paz. En total, 60 víctimas entregarán sus testimonios.

"Tenemos, eso sí, que disponer el espíritu para la humildad, para escuchar, para el perdón, y digo esto refiriéndome a todos los colombianos", agregó Márquez. "Hay que dejar atrás los sentimientos de odio y de venganza si queremos tener patria en paz", subrayó.

En su recorrido hasta este punto, el Gobierno de Juan Manuel Santos -recientemente reelecto gracias a su promesa de terminar con la guerra civil- y la guerrilla lograron acuerdos parciales en los tres primeros de los cinco temas que componen la agenda de negociación: tierras y desarrollo rural, participación política y drogas, y cultivos ilícitos.

El debate que se inaugura con este ciclo de conversaciones estará marcado por la participación de las víctimas tanto en la mesa de negociación como a través de las propuestas resumidas en un documento de 13 puntos, fruto de los foros con afectados por la violencia realizados en Colombia en las últimas semanas.

Esos eventos, organizados por la ONU y el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional (UN), a petición de la mesa de La Habana, contaron con la asistencia de más de 3.200 víctimas directas.

Según lo acordado, en cada uno de los próximos cinco ciclos y desde este 16 de agosto participará una delegación de víctimas integrada por doce personas como máximo y seleccionada por la ONU y la UN buscando una representatividad entre los afectados por actos de la guerrilla, los paramilitares o el Estado.

Como compromiso, el Gobierno y las FARC han manifestado que "no se intercambiarán impunidades" en La Habana, una premisa en la que parecen coincidir, al margen de otras tantas contradicciones que aún enfrenta el proceso.

Por ejemplo, las FARC divulgaron ayer un comunicado en el que reiteran que no acatarán un marco jurídico para la paz que no haya sido consensuado en La Habana y rechazaron cualquier acción jurídica a espaldas de la mesa.

En concreto, la guerrilla lanzó críticas contra el instrumento conocido como acto legislativo 01 de 2012 o Marco Jurídico para la Paz, aprobado en el Congreso en 2012, y contra una reciente sentencia de la Corte Constitucional que niega la participación en política de miembros de las FARC que hayan sido condenados por crímenes de lesa humanidad o genocidio.

"Rechazamos una vez más la maleza jurídica que se ha venido sembrando en los campos de paz con el ánimo de hacer de los diálogos de La Habana un mecanismo inútil", reza la declaración leída ayer por Márquez.

Agencias Reuters, AFP, DPA y EFE

Dejá tu comentario