Ferrer sorprendió y batió a Murray

Edición Impresa

Cultor eterno del perfil bajo, el español David Ferrer sacudió los cimientos del Masters de Londres al derrotar al ídolo local, Andy Murray, en una jornada que se cerró con una sufrida victoria del número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic. Quinto del ranking mundial, Ferrer batió a su rival, cuarto, por 6-4 y 7-5 en un duelo de altísima intensidad y dos horas de duración en el O2 Arena. Por la noche, Djokovic se recuperó de un match point en contra para derrotar 3-6, 6-3 y 7-6 (7-3) al checo Tomas Berdych.

«Estoy muy feliz...», admitió Ferrer. «Ganarle a Andy, y aquí, en su casa». Murray estaba aplastado, monosilábico tras la derrota, y mencionó un problema en la ingle como paliativo para el tropiezo. «No sabía cómo me sentiría exactamente en la cancha hoy (por ayer). No pude entrenarme mucho esta semana. Jugué, pero no me sentí particularmente bien; veremos cómo estoy mañana (por hoy)». El escocés añadió que puede esperar «hasta un minuto antes» del partido que debe jugar mañana para decidir si sigue o no en el torneo.

Más tarde, en el choque nocturno en la cita londinense, Berdych dominó claramente a Djokovic en el inicio. Su tenis fue demasiado para un número uno que entró con lentitud a la batalla. El serbio se recompuso en el segundo parcial y le devolvió el 6-3. El set final vio adelantarse al checo 4-2, pero Nole se recuperó hasta igualar en un final emocionante. Entonces a Djokovic le sucedió lo impensable: una doble falta para quedar 5-6 y 30-40 abajo, o, lo que es lo mismo, match point, a un punto de perder el partido. Pero tras un breve intercambio Berdych falló groseramente una derecha, e instantes después volvería a errar otra de forma imperdonable para desembocar en el tie break. Allí Berdych siguió fallando tiros de manera asombrosa, allanándole el camino a Djokovic a una victoria más en su notable temporada.

Dejá tu comentario