18 de abril 2017 - 23:09

FpV en clima de PASO: peronistas vs. La Cámpora

Ya piensa en disputar internas el kirchnerismo residual de la Capital, ante la traba para definir candidatos.

Daniel Filmus.
Daniel Filmus.
Con dirigentes que no se hablan entre ellos, otros que dialogan demasiado y un conglomerado que se resiste a la idea de que Cristina de Kirchner a través de "los chicos" de La Cámpora use la lapicera para armar una lista en el distrito más hostil para el peronismo, la Capital Federal, el kirchnerismo disperso ya piensa en primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias. En el medio, una convocatoria para realizar una suerte de plenario en territorio bien cristinista (el Instituto Patria) será desairada por varios grupos.

Es que, por un lado, el PJ que lidera Víctor Santa María se partió cuando Juan Manuel Olmos armó una agrupación propia (NEP), que contabiliza a la mayoría de los representantes dentro del partido, por lo cual cualquier convenio electoral requerirá un acuerdo entre esas partes. Otro grupo anima la candidatura de Alberto Fernández, mientras que otro más y sus propios fieles están convencidos de repetir fórmula y postura al eterno candidato, Daniel Filmus. Como sea, en ninguna ingeniería que se ha dado a conocer hasta ahora estarían convidados los jóvenes camporistas, que aseguran retener buena porción de los votos históricos del peronismo en el distrito difícil, es decir, en un tercer puesto de los resultados electorales. Se suma ahí el partido de Martín Sabbatella, que agita el protagonismo de la exlegisladora porteña Gabriela Cerrutti.

"Los chicos (dicen en referencia a La Cámpora) tienen un lugar en una lista única, pero no la arman ellos", explican de los sectores del peronismo que ven como posibilidad que se disputen las candidaturas en las internas abiertas. Piensan en una boleta con Filmus a diputado nacional en la cual estarían los sectores más y menos nostálgicos del kirchnerismo, contra una lista que integre el cristinismo más duro que comanda el hijo Máximo y al que aporta el exintendente de Morón.

Al legislador Carlos Tomada, hace rato que el bloque del FpV que conduce en la Legislatura porteña le estalló. El exministro, se mantiene en la bancada aliado a los camporistas, mientras que su relación es distante con Santa María. El bloque PJ lo conduce María Rosa Muiños (esposa de Olmos) y un monobloque lo integra Gabriel Fuks, de la agrupación de Filmus. Toda una foto del peronismo porteño que lanzó una alquimia para promover una lista de unidad que por ahora no logra.

De todos modos, no serían de la partida los sellos chicos que se anotaron en la conformación del Frente para la Victoria, que desaparecerá como tal en los próximos comicios porteños para reciclarse en otra suerte de alianza electoral, dependiendo de cómo termine la pelea doméstica.

En la ciudad de Buenos Aires en los próximos comicios se renovarán trece diputados nacionales y treinta legisladores locales.

Dejá tu comentario