Gesto a EE.UU.: Mursi desairó a Ahmadineyad

Edición Impresa

Teherán, Beirut y Washington - Por primera vez en más de treinta años se reunieron ayer en Teherán los jefes de Estado de Irán y de Egipto. Sin embargo, el encuentro entre los islamistas Mahmud Ahmadineyad y Mohamed Mursi (foto) se vio ensombrecido por las duras críticas del egipcio al régimen sirio, aliado privilegiado de Irán.

Mursi causó malestar a su anfitrión al defender a los rebeldes sirios en su discurso durante la inauguración de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los No Alineados (NOAL).

El apoyo a la revolución en Siria es «un deber moral, así como una necesidad política y estratégica», aseguró. Además, calificó a la cúpula siria, la principal aliada del régimen teocrático, como un régimen represor que ha perdido toda legitimidad.

Washington, que está atento al curso que el islamista egipcio seguirá en política exterior, saludó los «comentarios muy claros y fuertes» de Mursi contra la dictadura de Bashar al Asad, según declaraciones del portavoz adjunto del Departamento de Estado, Patrick Ventrell. EE.UU. «comparte el mismo objetivo que Egipto: ver el fin del régimen de Al Asad, el fin del derramamiento de sangre y una transición hacia una Siria democrática y respetuosa de los derechos humanos», señaló.

Agencias DPA, AFP y EFE, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario