Gils Carbó no vuelve y Casal va por interinato largo en Procuración

Edición Impresa

Sucesor ¿temporáneo? prorrogó la licencia de la exjefa de los fiscales hasta que se haga efectiva renuncia. Proyecto trabado impide designar candidato.

El procurador general interino Eduardo Casal prorrogó ayer la licencia de la renunciante jefa de los fiscales Alejandra Gils Carbó hasta el 31 de diciembre próximo, fecha en la que está fijada su renuncia, por lo que ya no regresará al frente del Ministerio Público Fiscal. "Es preciso consignar que el 3 de noviembre del año en curso el señor Presidente de la Nación a través del Decreto 898/2017 aceptó la renuncia de la doctora Gils Carbó a ese cargo, que se hará efectiva a partir del 31 de diciembre de este año. Ahora bien, la nombrada solicitó al suscripto mediante oficio de estilo que le conceda licencia hasta la fecha referida. Por ese motivo, de conformidad con las funciones de procurador general sustituto corresponde que conceda la licencia solicitada", indicó la resolución firmada por Casal, el procurador fiscal ante la Corte Suprema de Justicia, que quedó -por ser el de mayor antigüedad- en el lugar de la funcionaria renunciante.

Casal había quedado al frente del organismo el pasado 22 de noviembre, luego de que Gils Carbó pidiera licencia por enfermedad -en principio- hasta el 10 de diciembre, la cual ahora fue extendida, pero que intramuros se sabía que sería su despedida. La procuradora tomó la decisión de dejar el cargo que ocupa desde 2012 luego de dos años de enfrentamiento con el Gobierno de Mauricio Macri y tras haber sido procesada por la supuesta compra irregular del edificio en el que funciona el Ministerio Público Fiscal, por la que se pagaron comisiones al hermano del subdirector general del organismo. Esa decisión está en manos de la Cámara Federal para ser confirmada o revocada.

La jefa de los fiscales señaló que renunciaba "con la esperanza" de que no se llevaran a cabo "reformas" que "rompieran el equilibrio que debe regir en el sistema de administración de Justicia". Sin embargo, con el apoyo de sectores del peronismo, el oficialismo presentó un proyecto de reforma del Ministerio Público Fiscal que le pone un plazo al mandato del procurador general (actualmente vitalicio) y determina que su remoción podía llevarla a cabo el Poder Ejecutivo o la Cámara de Diputados con el acuerdo del Senado, que podía aprobarla con una mayoría absoluta y ya no con el sistema del juicio político.

Sin embargo, luego de haber recibido numerosas críticas de especialistas durante su tratamiento en la Comisión de Justicia, el proyecto quedó estancado en la Cámara alta y con casi nulas posibilidades de ser aprobado antes del 31 de diciembre, por lo que, en principio, Casal continuaría en el cargo hasta que el Ejecutivo decida enviar a su candidato para reemplazar a Gils Carbó y logre reunir los dos tercios del Senado para aprobarlo, de acuerdo a la ley vigente. Por eso, puertas adentro de la Procuración, el interinato se presume largo.

Por otra parte, el procurador interino Casal recibió el juramento a Héctor Andrés Heim, quien asumió como fiscal general adjunto de la Procuración General de la Nación en un acto que se realizó en la sede principal de Perón al 600. El magistrado fue designado por el Poder Ejecutivo Nacional, tras el envío de las ternas de candidatos surgidos en los concursos prestablecidos y la aprobación a su designación otorgada por el Senado de la Nación, se informó oficialmente. Heim era hasta ayer secretario del juzgado federal a cargo de Daniel Rafecas, lo que significó un mensaje ambiguo ya que el Gobierno le está apuntando al magistrado en el Consejo de la Magistratura por la desestimación de la denuncia presentada por Alberto Nisman, cuya derivación fue el procesamiento múltiple y el pedido de desafuero contra Cristina de Kirchner -especialmente- decidido la semana pasada por el juez Claudio Bonadio.

Como gesto, Casal ayer firmó un convenio de cooperación con su par homólogo bonaerense, Julio Conte Grand. El objetivo fue realizar y consensuar un acuerdo macro referido a política criminal y a las herramientas para aplicar de manera conjunta. La decisión fue una forma de diferenciarse con respecto a su antecesora.

Dejá tu comentario