Impone la UIF más controles en aseguradoras y en mercado

Edición Impresa

La Unidad de Información Financiera (UIF) publicó ayer en el Boletín Oficial dos nuevas resoluciones que involucran al mercado de capitales (Nro. 229) y al sector asegurador (Nro. 230). Ambas establecen las medidas y los procedimientos que los «sujetos obligados» de estos sectores deberán observar para prevenir, detectar y reportar los hechos, actos, operaciones u omisiones que pudieran constituir delitos de lavado de acti-

vos y financiación del terrorismo.


En el caso de la referida al mercado de capitales, el ente dirigido por José Sbatella definió que los «sujetos obligados» abarcados en la normativa son los agentes y sociedades de Bolsa, sociedades gerente de fondos comunes de inversión, agentes de mercado abierto electrónico; los intermediarios en la compra, alquiler o préstamo de títulos valores que operen bajo la órbita de Bolsas de comercio con o sin mercados adheridos, y los agentes intermediarios inscriptos en los mercados, de futuros y opciones cualquiera sea su objeto. Al respecto, se considera clientes habituales a los que operen por encima de los $ 60.000 anuales, y su perfil deberá basarse en la información y documentación relativa a la situación económica, patrimonial, financiera y tributaria. Se establece luego que, en caso de detectarse operaciones inusuales, se deberá profundizar el análisis con el fin de obtener información adicional que corrobore o revierta las inusualidades. Los plazos para reportar operaciones sospechosas de financiación del terrorismo serán de 48 horas, y de 150 días corridos para lavado de activos.

En cuanto a la Resolución 230 aplicable a la actividad aseguradora, fija como sujetos obligados a las empresas aseguradoras y los productores asesores de seguros, agentes, intermediarios, peritos y liquidadores «únicamente cuando intervengan en operaciones relacionadas con seguros de retiro o seguros de vida».

Por otro lado, establece que los legajos de los nuevos clientes deberán confeccionarse desde ayer, en tanto que la actualización de los legajos de los clientes ya existentes debe realizarse antes del 1 de julio de 2012.

En cuanto a los montos mínimos de las primas, se fijaron los $ 40.000 para diferenciar la información a suministrar a la UIF. La UIF apuntaba originalmente a un mínimo de $ 30.000, pero fue convencida de que las primas promedio del mercado local eran muy inferiores; por lo tanto, se elevó a $ 40.000. Pero en caso de que la prima supere los $ 80.000 o haya pagos indemnizatorios, rescates o aportes, por encima de los $ 200.000, también se deberá cumplimentar con mayor información de la operación y del cliente.

Para el sector asegurador y, en particular, para los productores asesores, la norma era muy esperada porque querían conocer los alcances de las responsabilidades bajo la ley antilavado. Por ello, al haber quedado excluidos de la mayoría de los ramos patrimoniales y sólo ser alcanzados por retiro y vida, ven restringida su responsabilidad frente a la UIF. Al respecto, la UIF apunta sobre todo a movimientos de sumas relevantes y fundamentalmente si en la operación participa alguna entidad radicada en el exterior o se trata de algún producto off-shore. Por eso involucra a los productores que participen en coberturas de retiro y de vida.

Cabe señalar que la mayoría de la normativa difundida no trajo sorpresas porque venía siendo consensuada con las cámaras y entidades gremiales del sector y de los organismos de fiscalización.

Dejá tu comentario