Italia, sin paz: comenzaron huelgas y paros

Edición Impresa

Roma - El primer ministro de Italia, Mario Monti, afrontó ayer las primeras movilizaciones sindicales contra su plan de ajuste y ahorro de 30.000 millones de euros, en una jornada en la que el Tesoro italiano consiguió subastar bonos a un rendimiento inferior por primera vez en los últimos meses. Los tres principales sindicatos de Italia, CGIL, CISL y UIL, salieron a la calle en unas 70 localidades para protestar contra «la falta de equidad» que, según ellos, contiene un plan de austeridad que demuestra cómo la crisis la siguen pagando quienes menos tienen.

El principal punto de atención se centró en Roma, en la concentración ante la Cámara de Diputados, donde ahora se tramita el plan de ajuste aprobado por el Gobierno el pasado 4 de diciembre y ante la que piensan volver en los próximos días para seguir de cerca su evolución. «No renunciamos a la idea de que el plan de ajuste debe ser cambiado. Así como está perjudica a los trabajadores, a los jubilados y a este país», dijo la líder del CGIL, Susanna Camusso, durante la concentración ante la Cámara baja.

Las concentraciones ante las delegaciones de Gobierno de las principales ciudades del país fueron acompañadas de huelgas de 3 horas por parte de los trabajadores al final de sus turnos. La decisión de seguir adelante con estos paros, que suponen la primera iniciativa de protesta común de los principales sindicatos de Italia en los últimos seis años, fue tomada la noche anterior por los líderes sindicales tras reunirse con Monti en Roma. Los sindicatos, que ya han anunciado su intención de convocar nuevas movilizaciones, no aceptan el congelamiento de las pensiones, ni el adelanto de la edad de jubilación y ni la reintroducción del impuesto de bienes inmuebles a la primera vivienda que contiene el plan de ajuste de Monti.

Agencia EFE

Dejá tu comentario