29 de julio 2010 - 00:00

Juicio final al expolio nazi

Fragmento de «Agonía en el jardín», de El Greco, una de las 40 valiosas obras cuya devolución exigen a Hungría, mediante demanda judicial en EE.UU., los herederos del banquero judío Baron Mor Lipot Herzog.
Fragmento de «Agonía en el jardín», de El Greco, una de las 40 valiosas obras cuya devolución exigen a Hungría, mediante demanda judicial en EE.UU., los herederos del banquero judío Baron Mor Lipot Herzog.
Washington - Los descendientes del banquero judío Baron Mor Lipot Herzog demandaron al gobierno de Hungría para tratar de recuperar las obras de arte que les fueron confiscadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de la mayor causa en la historia del proceso de reclamación de arte expoliado a los judíos durante el Holocausto, dijo al respecto «The New York Times». La demanda va a ser considerada por un tribunal federal de Washington DC.

Los herederos de Herzog, establecidos en Estados Unidos, quieren recuperar más de 40 obras de arte, de Velázquez, El Greco, Van Dyck y Monet, entre otros, valoradas en 100 millones de dólares.

Muchas de ellas se encuentran expuestas en museos estatales húngaros. El banquero fue uno de los más importantes coleccionistas de arte húngaros, quizás el más importante del mundo durante el período 1913-1928. En 1928, Herzog era el propietario de 2.500 obras de arte, por lo que abandonó su residencia, y se mudó a un edificio vecino, ya que la colección ocupaba toda su casa. A la muerte de Herzog, en 1940, la colección pasó a manos de sus tres hijos, uno de los cuales murió en el frente ruso cuando Hungría se anexó al Eje y otro escapó milagrosamente de los campos de exterminio en los que murieron 440.000 judíos húngaros.

Según explica el diario «El Mundo» de España, en mayo de 1944, el Gobierno húngaro impuso a los judíos un decreto obligándoles a registrar las obras de arte que estuvieran en su posesión. Los Herzog quisieron enterrar sus tesoros bajo una nave industrial de su propiedad en Budafok, pero el Gobierno supo de sus planes e impidió la fuga. Adolf Eichmann, responsable directo de la «Solución Final», escogió algunas de las obras y las envió a Alemania.

En el tratado de paz entre Hungría y los aliados se hizo una mención específica a la colección de los Herzog, reafirmando que su propiedad corresponde a los herederos de Baron Mor Lipot Herzog.

«Quiero que se haga justicia», dice ahora un bisnieto de Herzog, David de Csepel, de 44 años, quien vive en Los Angeles, hablando en nombre de una docena de familiares. «Mi bisabuelo era uno de los más famosos coleccionistas de toda Europa, y su amor y pasión por el arte son bien conocidos», agregó.

Dejá tu comentario