Mejor que lo de afuera

Edición Impresa

 Arrancó la rueda con un tímido intento alcista (+0,8%) que treinta y cinco minutos más tarde se convertía en un retroceso del 1,26%. Pasadas las dos de la tarde se recuperaban algo los precios, acotando la caída al 0,61%, sólo para tocar el mínimo de la jornada (-1,41%)a eso de las cuatro de la tarde. De ahí un minirally de cierre en dos etapas reimpulsó algo los precios y cuando sonaba la campana de cierre el Merval se estacionaba en 10.862,92 puntos, anotando un retroceso del 0,83%. Lo primero a destacar es que entre las líderes el único papel en quedar del lado ganador fue la Petrobras brasileña (+2,64%), que no alcanzó a neutralizar el malhumor en torno a YPF (-2,56%) el Banco Macro (-2,44%) y Comercial del Plata (-2,13%; más lejos el Galicia perdía 1,52%). Es claro que no podemos apuntar como principal culpable de la baja ni al ligero retroceso del petróleo (0,39% a u$s 41,11 por barril) ni al malhumor externo (Shanghái perdió 3,42%, si bien el CYN subió 0,97%, las acciones europeas retrocedieron 2,23% -octava mayor caída del año- el Dow cedió 2,06% -mayor caída desde el 3/2/14- y los mercados emergentes -iShares MSCI- retrocedieron 1,7% -el Bovespa +0,1%-), ante el cual debiéramos decir que tuvimos casi "una buena jornada". Si no lo hacemos es porque el volumen negociado en "riesgo" -20% inferior al del miércoles y 29% al promedio diario para lo que va del año- apuntó en otro sentido, si bien el número de papeles negociados (74, con 20 alzas frente a 46 bajas) fue con el del 7 de este mes el mayor desde fines de mayo. Con Morixe, Domec, el Banco Hipotecario y TGS liderando las bajas, en tanto TGLT, Polledo, Longvie y Celulosa encabezaban las subas, y luego de tres ruedas bajistas, es arriesgado hablar de un sector "responsable" del movimiento de ayer, en una jornada teñida de azul.

Dejá tu comentario