Mendoza acelera gestión para reactivar Potasio Río Colorado

Edición Impresa

Tras la paralización de las actividades en 2013 por las turbulencias de las economías local y brasileña, las autoridades provinciales encaran un proceso de reestructuración para sostener la viabilidad.

La mina Potasio Río Colorado, ubicada al sur de Mendoza, tendrá listo a fines de junio los trabajos de prefactibilidad -avanzados ya en un 90%- que determinarán el reajuste del diseño original del proyecto a un tercio de su capacidad para volverlo rentable, tras lo cual el Gobierno provincial saldrá en busca de nuevos inversores.

Así lo confirmó el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, tras mantener reuniones con personal de la consultora Hatch en Canadá y de la minera Vale en Brasil, en las que se especificó que las tres variables más importantes que elevan el valor del proyecto son el transporte, la energía eléctrica y el gas.

"Con la entrega del informe a fines de junio se determinará cuáles serán los nuevos costos de inversión y los costos operativos del proyecto", dijo Guiñazú.

El funcionario destacó que "son aspectos que desde la provincia se pueden acompañar, si logramos que Potasio Río Colorado -el emprendimiento de su tipo más importante de Sudamérica, paralizado desde 2013- se potencie con otros proyectos de infraestructura y explotaciones en el sur de Mendoza, tanto petroleras como mineras".

El Gobierno mendocino realizó en ese sentido una serie de propuestas alternativas para simplificar la logística de transporte, infraestructura energética y baja de costos operativos, de modo de lograr la reactivación del yacimiento minero en Malargüe, casi en el límite con Neuquén.

La mina está ubicada en el paraje Pata Mora, donde existe un depósito de cloruro de sodio y potasio (de 10 a 60%) a una profundidad promedio de 1.000 metros, para lo cual se planificó un presupuesto inicial de 6.300 millones de dólares, pero sólo se ejecutó un 30% hasta ser suspendida.

El cierre se debió al contexto macroeconómico y a la caída de los precios internacionales del cloruro de potasio, motivo por el cual el año pasado el gobernador Alfredo Cornejo firmó el decreto 1749, que le permite a la minera Vale (firma brasileña concesionaria del proyecto) encarar la reingeniería.

Vale, a su vez, contrató a Hatch para realizar el estudio de prefactibilidad, plantear una reestructuración y volver el plan de búsqueda de nuevos socios.

El estudio, denominado FEL2, pretende ajustar el diseño original de la mina mediante la reducción de su capacidad de producción de 4 millones de toneladas al año a 1,4 millón.

Funcionarios provinciales se reunieron días atrás con representantes de Vale y Mosaic Company, esta última con sede en Estados Unidos y que anunció recientemente la compra de la división de fertilizantes de la firma brasileña, con la opción de evaluar la adquisición del proyecto mendocino una vez que se conozcan los resultados del estudio de prefactibilidad.

"Se analizaron las nuevas propuestas que plantea el Gobierno de Mendoza para devolver factibilidad al proyecto, en las actuales condiciones de mercado", se informó. En tal sentido "se propuso una alternativa a la solución logística para transportar el material desde la mina hacia el puerto, mediante un nuevo proyecto de ferrocarril cuya nueva traza se encuentre enteramente dentro del territorio provincial", infraestructura que sería utilizada también para otras actividades, y así la minera reducirá las inversiones de capital.

Dejá tu comentario