Merkel quiere llevar a la Justicia a países que incumplan tratados

Edición Impresa

Berlín - La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó modificar los tratados europeos y demandar ante la Justicia a los países que los incumplan, en el marco de una entrevista exclusiva que concedió a la agencia DPA en Berlín. En ella repasa los temas más calientes de la actual crisis económica internacional, expone su pensamiento sobre la situación de Italia, la posibilidad de que el Banco Central Europeo se erija en actor principal de una solución al problema en curso y el rol que le cabe a su Gobierno como líder del bloque. A continuación, los principales tramos de esa charla mantenida en la sede de la Cancillería.

Periodista: En las últimas semanas ha repetido con frecuencia que si fracasa el euro, fracasa Europa. ¿Cree que la paz de Europa está en peligro?

Angela Merkel:
No, no está en peligro, pero todos estamos seguramente en una situación muy dura. El euro atraviesa la peor crisis de sus diez años de existencia. Todos los puntos débiles salen repentinamente a la luz. Pero estamos decididos a superarlos, tanto la cuestión de la competitividad en todos los países del euro como la de las carencias del tratado.

P.: ¿Cuán grande es la preocupación por Italia? ¿Podría ser una segunda Grecia?

A.M.: Los propios países son los que tienen que decidir sobre esas cuestiones internas, pero sabiendo que ningún Estado puede hacer una política independiente de los otros. Eso quiere decir que Italia tiene que redoblar sus esfuerzos de ahorro. Para ello, el Gobierno de Roma ha presentado un plan que tiene que ser aplicado.

P.: ¿Es suficiente lo que se ha propuesto Italia?

A.M.: Obviamente, todavía no puede decirse si basta para la eternidad. Pero lo que sí podemos afirmar es que Italia se ha propuesto mucho por el momento.

P.: ¿Cree que el Banco Central Europeo (BCE) debería finalmente poner en marcha la impresión de billetes para comprar de forma ilimitada bonos soberanos de países en emergencia?

A.M.: No me parece bien crear escenarios de miedo. El BCE tiene un claro cometido, es responsable de la estabilidad del dinero. La entidad siempre ha dejado claro que los países miembros tienen que hacer sus deberes. Así, en el verano (boreal pasado) instó a Italia a presentar un programa de consolidación. Por eso pienso que el BCE responde a sus tareas y obligaciones.

P.: ¿Se considera usted una especie de autoridad, quizá con Francia, para fijar la dirección en la zona euro?

A.M.: No, sentimos a veces que tenemos la responsabilidad de dejar las cosas bien claras. No somos una estructura jerarquizada. En la eurozona se mantiene la responsabilidad absoluta de cada país sobre su presupuesto, y ninguna institución europea tiene capacidad de intervención. Se trata de una construcción sui generis, que permite que cada uno cumpla las normas por cuenta propia. Pero como ni siquiera se puede garantizar su cumplimiento en los países democráticos, porque el Parlamento es obviamente autónomo, estoy convencida de que necesitamos modificar los tratados. Los compromisos conjuntos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento nos protegen a todos. Si no son cumplidos, una institución europea debe tener el derecho de poder intervenir en el presupuesto nacional que no ha cumplido. Si esta medida está prevista, los Parlamentos nacionales por regla general aprobarán presupuestos acordes con los requisitos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Pero si esto no es así, si ni siquiera existe el derecho de recurso de la Comisión Europea o de otro Estado miembro ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, las sanciones no serán lo suficientemente eficaces.

P.: ¿Y cómo llamaríamos a eso? ¿Control presupuestario europeo?

A.M.: Sí, un control presupuestario europeo vinculante que incluya un derecho de recurso para la Comisión Europea y los Estados miembros ante el Tribunal de Justicia de la UE, porque todos están afectados por todos los presupuestos.

Entrevista de Kristina Dunz y Wolfgang Büchner

Agencia DPA

Dejá tu comentario