Montevideo: audaz Bienal ocupará el Parlamento

Edición Impresa

Los uruguayos acaban de presentar un avance de la tercera edición de la Bienal de Montevideo en el imponente edificio del Palacio Legislativo. Esta vez los organizadores dejaron de lado su perfil moderado, Laetitia d'Arenberg y Jorge Srur junto al curador responsable, Alfons Hug, decidieron, con la anuencia de ambas Cámaras y las autoridades políticas, reunir en este espacio las expresiones audaces del arte contemporáneo con el normal funcionamiento del Parlamento. Durante los meses de septiembre y noviembre, ambos compartirán la sede de la Legislatura. Al llegar al Palacio, el alemán Alfons Hug, responsable de las dos excelentes bienales anteriores realizadas en la exsede de un banco, se quedó con la boca abierta. "Será la única bienal de arte en el mundo que ocupa la Legislatura", señaló Hug. Y se explayó: "He visto bienales en almacenes de puerto, bancos, museos, hangares, aeropuertos, astilleros, una cisterna del siglo VIII en Estambul, pero ésta es la única que se hace en un Parlamento".

La presentación se realizó en el Salón de los Pasos Perdidos, el corazón del Palacio Legislativo que posee más de 50 metros de longitud y 20 de altura y cuenta con luz cenital, además de tres magníficos vitrales, mármoles de distintos colores, mosaicos, frescos, esculturas y bajorrelieves artísticos. Inaugurado en el año 1925 durante la celebración de la Independencia, el edificio posee un festival de materiales que atraen la mirada. Es el espacio más distante de la caja blanca y minimalista propicia para exhibir el arte.

Hug ama los desafíos, curó de dos bienales en San Pablo, y la del Fin del Mundo en Ushuaia que puso a prueba su talento. Sobre las dificultades que impone el lugar, dijo: "Siempre hay que respetar el espacio, no trabajar en contra de él sino con él. El arquitecto no ha construido ningún panel, ninguna pared de madera. Entonces yo tampoco voy a construirla solamente para poner algunas pinturas o una foto. Vamos a tomar el espacio tal cual como está y lo mejor es ocuparlo con instalaciones y esculturas de gran formato", adelantó.

Hug tuvo a su cargo en 2015 la curaduría del Instituto Ítalo-Latinoamericano en la Bienal de Venecia, trabajo que mereció nutridos elogios.

A.M.Q.

Dejá tu comentario