Obama recauda en Hollywood e internet, pero Wall St. lo deja y abraza a Romney

Edición Impresa

Washington - Llegar a la Casa Blanca no sólo exige carisma, sino unas arcas bien pertrechadas. El presidente de EE.UU. y candidato a la reelección, Barack Obama, engordó las suyas en Hollywood y Silicon Valley, y su rival Mitt Romney, en Wall Street.

Según datos de la página web OpenSecrets, las corporaciones u organizaciones que más dinero aportan a la campaña de Obama son, en este orden, Microsoft, la Universidad de California, el bufete de abogados Dla Piper, el gigante de internet Google y la Universidad de Harvard.

Estos cinco grandes donantes destinaron a la campaña de Obama 1,7 millón de dólares.

El actual presidente cuenta con las donaciones de gigantes tecnológicos, de abogados, aseguradoras de salud, actores o productoras de Hollywood, como Time Warner, Dreamworks o Miramax, según datos que también recopila la web InfluenceExplorer.

Por su parte, los cinco primeros donantes de Romney son Goldman Sachs, JP Morgan, Morgan Stanley, Bank of America y el grupo bancario Credit Suisse Group, cuyos empleados y directivos derivaron fondos al exgobernador de Massachusetts, que será designado la próxima semana candidato oficial republicano.

Las cinco empresas sumaron 2,5 millones de dólares para Romney, mientras que si se desciende en la lista siguen apareciendo bancos como Citigroup, Bank of America, Barclays o la consultora PricewaterhouseCoopers.

«Saber quiénes son los que apoyan con dinero a los candidatos presidenciales de Estados Unidos permite conocer los intereses que están detrás», indicó Sheila Krumholz, directora ejecutiva de Center for Responsive Politics (CRP), centro encargado de vigilar la financiación de políticos y responsable de la web OpenSecrets.

Sitios web que recopilan los datos de donaciones que las campañas presentan a la Comisión Federal Electoral (FEC) como OpenSecrets permiten hacerse una idea de quiénes son los grandes donantes e intereses que mueven unas elecciones, que se estima rondarán los 6.000 millones de dólares recaudados entre los dos grandes partidos, los candidatos y grupos externos.

Serán, según esos pronósticos, las elecciones más caras de la historia estadounidense.

Obama lleva acumulados unos 350 millones de dólares en lo que va de ciclo electoral, mientras que Romney ronda los 193 millones de dólares, fondos a los que se suman las donaciones para campaña a nombre de los partidos y la aportación ahora más significativa que en 2008 de grupos independientes.

El presidente Obama fortaleció lazos en estos cuatro años en la Casa Blanca con la industria tecnológica de California, y ahora las donaciones de personas vinculadas con empresas con base en Silicon Valley, como Google, Apple o Facebook, son esenciales.

Hollywood es otro de los que apuesta por la reelección del presidente en estas elecciones y firma generosos cheques a nombre de la campaña del presidente o del Partido Demócrata.

En 2008, Obama, por aquel entonces senador por Illinois y la esperanza del «cambio», recibió un gran apoyo de donantes de Wall Street, los mismos que hoy se inclinan por nutrir de dólares la campaña de Romney.

Las firmas de inversión y banca son las que más contribuyeron con diferencia a la campaña de Romney.

Los demócratas, que en sus primeros años de gobierno aprobaron los rescates del sector financiero y ahora quieren leyes más estrictas de supervisión, perdieron el favor de Wall Street en estas elecciones.

Según los datos recopilados por OpenSecrets, el sector de inversiones y banca dio a políticos republicanos (con Romney a la cabeza) y organizaciones conservadoras 56 millones de dólares, frente a los 35 millones destinados al lado demócrata.

Agencia EFE

Dejá tu comentario