26 de abril 2011 - 00:00

Pecado de candidato: Humala se arriesgó a hablar del aborto

Ollanta Humala
Ollanta Humala
Lima - El nacionalista de izquierda Ollanta Humala se arriesgó ayer a hablar del aborto, un tema siempre ríspido que suele encender las campañas electorales. El postulante, que busca en las últimas semanas seducir a sectores moderados y conservadores, se mostró favorable a una despenalización del aborto terapéutico, de un mayor acceso de la población femenina a los anticonceptivos y de promover la educación sexual en las escuelas.

En una entrevista con medios internacionales, Humala recordó que si bien está a favor de la interrupción del embarazo en casos determinados, él forma parte de «un hogar católico» y que en su partido son «defensores de la vida».

Humala lamentó que en las discusiones sobre el tema «nunca se incluye lo que dice la mujer, que es la que está en la encrucijada de ir a una clínica donde va a abortar», y en ese sentido abogó por «darle las herramientas necesarias» y la información que le evite tener que llegar a una «solución desesperada».

Así, se mostró partidario de promover la educación sexual en las escuelas y de facilitar «el acceso a los métodos anticonceptivos a todas las mujeres», ya que «es una discriminación que las mujeres pobres no puedan acceder» a ellos.

Su posición fue conocida después de que el cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, miembro del Opus Dei y conocido por sus posiciones ultraconservadoras, haya multiplicado los llamados a votar contra aquellos candidatos que defiendan la interrupción del embarazo o las uniones civiles entre homosexuales.

En la pasada campaña electoral, el expresidente Alejandro Toledo había sido duramente atacado por posiciones similares en las que defendía el derecho al aborto terapéutico, en un país en el que esta práctica es teóricamente legal, pero a falta de un protocolo que la reglamente se debe practicar en forma clandestina. Se calcula que se llevan a cabo anualmente 370.000 abortos en el país, casi la mitad de la cifra de nacimientos.

Al pronunciarse sobre un tema riesgoso en una campaña, pese a que asume posturas moderadas al respecto, Humala desanda en parte el camino de seducir a sectores conservadores de cara al balotaje del 5 de junio. En esa tarea también se encuentra su rival, Keiko Fujimori, quien en los últimos días procura despegarse de la imagen de su padre.

Humala indicó también que no procurará ser reelecto, pese a que su plataforma postula una reforma constitucional. «Si yo he empeñado mi palabra es porque la voy a cumplir; si el pueblo me da la confianza, no pienso quedarme más allá de los cinco años y ni un día más», señaló.

Asimismo, Humala volvió a criticar a su hermano Antauro, exmilitar ultranacionalista que cumple 25 años de prisión por la toma armada de una comisaría en 2005, hecho en el que murieron seis personas, y quien desde la cárcel lo ataca por haberse convertido supuestamente en un político convencional.

«Estoy distanciado de mi hermano porque tenemos diferentes ideas políticas y mi deslinde viene desde antes de la campaña política, no pertenece a una estrategia de maquillaje», afirmó Humala, quien días atrás había asegurado que no promoverá el indulto de su hermano.

Del otro lado, Fujimori reconoció por primera vez que en el Gobierno de su progenitor Alberto, encarcelado por corrupción y delitos de lesa humanidad, hubo «grandes errores» y «se cometieron delitos», si bien, pese a que en 1992 dio un autogolpe y cerró el Congreso, juzgó que «no fue una dictadura porque él fue elegido por el pueblo».

«Soy consciente de que represento al fujimorismo y, como tal, tengo que reconocer y también pedir perdón a la población por estos errores y comprometerme a que nunca más estos errores ni delitos se van a volver a cometer», dijo la candidata del partido Fuerza 2011. «Durante mi Gobierno se van a respetar los derechos humanos, y si es que hubiese algunos delitos, se sancionarán drástica e inmediatamente», subrayó.

La primera encuesta de intención de voto, elaborada por la firma Ipsos-Apoyo y divulgada el fin de semana, asignó el 42% a Humala y el 36% a Fujimori (con el 12% en blanco y el 10% de indecisos), pero también reveló que el 35% de los ciudadanos «nunca» votaría por Humala y el 38% jamás elegiría a Fujimori.

Agencias EFE, DPA y ANSA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario