Pelea entre abogados de Capital por honorarios

Edición Impresa

 Dos proyectos que apuntan a regular los honorarios que perciben los abogados de la Capital agitan las agudas en el bloque del PRO en la Legislatura. Un escenario que vuelve a evidenciar las distancias entre los dos sectores de esa actividad que actualmente se disputan el guiño de Mauricio Macri. Tensiones que podrían ir en aumento cuando el viernes 25 se conozcan los candidatos de los abogados al Consejo de la Magistratura para la elección del 9 de septiembre.

El legislador Daniel Lipovetzky, actual vicepresidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, formuló un proyecto que establece un mínimo a los montos que los letrados pueden percibir como honorarios y que limita la discrecionalidad de los jueces en este aspecto. El texto crea una suerte de unidad de medida intangible que le fija al magistrado una serie de parámetros para acordar los montos a pagar a los letrados. Esa medida está directamente vinculada al sueldo de los jueces.

Actualmente la actividad de los abogados se regula por una Ley nacional (21.832) que establece topes y mínimos a los honorarios y cuya última actualización data de la década del 90. Luego cada jurisdicciones cuenta con su propia ley encuadrada en los parámetros de la ley nacional. Los proyectos presentados regularían la actividad en los dos fueros de la Justicia de la Ciudad.

Lipovetzky integra el acuerdo que el PRO formuló con la agrupación Gente de Derecho y que se puso en funcionamiento en la última elección del Colegio en la cual esta alianza triunfó con comodidad.

En esa elección el segundo lugar fue para Raúl Aguirre Saravia, referente del Colegio de la Ciudad de Buenos Aires que reúne a los grandes estudios que prestan servicios a las empresas. Este sector también juega en la órbita del PRO y hasta cuenta con un interlocutor directo en la Legislatura como es Héctor Huici.

Abogado empresarial, recientemente Huici presentó otro proyecto para regular honorarios basado en una serie de observaciones realizadas sobre la iniciativa de Lipovetzki, su compañero de bancada.

El proyecto de Huici no avala la idea de establecer el monto mínimo como una medida de orden público ya que limitaría los acuerdos extrajudiciales entre los abogados y sus clientes y también conspira contra la figura de la "asesoría jurídica". El principal inconveniente que presenta el proyecto de Lipovetzki para estos letrados es que en ciertas ocasiones el monto de honorarios acordado con el cliente podría ser inferior al mínimo que señala la ley. Aunque el cliente acepte el acuerdo bilateral, luego los abogados deberían rendir cuentas ante la AFIP por el mínimo que señala la norma.

En realidad, los dos proyectos encuentran grandes similitudes pero las diferencias estructurales tienen que ver con los sectores de la abogacía que los presentan quienes los firman. El primero apunta a los abogados que tienen pequeñas estructuras y el segundo está más orientado a aquellos profesionales que se desempeñan en grandes estudios.

Los dos grupos tienen llegada directa al jefe de Gobierno. La alianza con Gente de Derecho tiene el auspicio del presidente de Boca Daniel Angelici, por estos días una suerte de gerente judicial para Macri. En tanto el titular del Colegio de la Ciudad, Máximo Fonrouge, también es cercano al intendente que el año pasado fue el orador estrella de la cena que conmemoró el aniversario de ese Colegio.

Una dualidad que se pondrá a prueba en una semana, cuando el 25 expire el tiempo para presentar las candidaturas de los abogados al Consejo de la Magistratura. Angelici buscará replicar el resultado de la elección del Colegio Público y para esto podría promover para esos comicios a dos expresidentes de dicha entidad: Jorge Rizzo o Eugenio Cozzi.

Esa definición es la clave de la elección para un organismo determinante: mientras Cozzi podría generar un acuerdo con el otro sector, Rizzo es resistido y llevaría a la presentación de otra candidatura que ya ha sido ofrecida sin éxito a dos letrados de renombre.

Dejá tu comentario