“Piazzolla está entre mis músicos favoritos”

Edición Impresa

Mañana vuelve a tocar en Buenos Aires Jean Luc Ponty, figura destacada del llamado jazz-rock de los 70; violinista virtuoso que ha atravesado los más diversos géneros y compartió escenarios y discos con figuras como Frank Zappa, Chick Corea, Elton John, Stanley Clarke, Béla Flack, Stephane Grapelli o la Mahavishnu Orchestra. Dialogamos con el músico nacido en Francia, pero vive en los Estados Unidos hace ya varias décadas.

Periodista: Usted se formó inicialmente en la música clásica. ¿Cómo fue el recorrido para llegar a la música popular?

Jean Luc Ponty:
Yo pertenezco a una generación de músicos de rock, pop y jazz que raramente pasaron por la música clásica. De todos modos, yo sí quería convertirme en un compositor clásico. Pero la improvisación del jazz me atrajo mucho, porque era como componer en el acto. Después, el sonido de mi nuevo violín llamó la atención de las bandas de rock y pop, que me invitaron a tocar con ellos a finales de los 60 y comienzos de los 70, como Elton John y otros. Y fue verdaderamente curioso explorar esos nuevos estilos.

P.: ¿Cómo llegó a su violín electrónico tan particular, con más cuerdas y una afinación diferente?

J.L.P.:
Yo quería un mayor volumen y comencé usando un amplificador a comienzo de los 60. Tiempo después, ya en los 70 y estando en California, tuve la oportunidad de experimentar con nuevas máquinas electrónicas que habían sido inventadas para los músicos de rock. Por cierto, era muy excitante crear sonidos con el violín que nunca se habían escuchado antes, y eso inspiró mi escritura musical. Tomé la decisión de adaptar el violín a la música moderna y experimenté con diferentes afinaciones, hasta que a un fabricante de violines eléctricos se le ocurrió la idea de añadir cuerdas adicionales. La verdad es que mi objetivo inicial era simplemente adaptar el violín a la música moderna.

P.: A lo largo de su vida, usted ha tenido una gran cantidad de experiencias y ha compartido proyectos con grandes artistas. ¿Qué significación le asigna a este pa

J.L.P.:
Cada experiencia fue diferente y con cada una, con cada músico, he aprendido algo. Pero si tuviera que recortar algo de mi pasado, pienso que las músicas de Frank Zappa y de Chick Corea fueron tremendamente importantes, tanto en mi propia música como en mi vida personal.

P.: Háblenos de «The Atacama Experience».

J.L.P.:
Es mi más reciente disco; y ya hemos tocado esta música en conciertos por todo el mundo con mi banda actual. Pero en realidad, esta nueva gira y, por lo tanto, lo que haremos en Buenos Aires, es totalmente diferente. Ahora estamos tocando mis composiciones a partir de los 70 y 80, con tres de los mejores músicos que había en mis bandas americanas de esa época: Jaime Glaser en la guitarra, Baron Browne en el bajo eléctrico y Rayford Griffin en tambores. También invité a William Lecomte, quien ha sido mi tecladista de los últimos 12 años y es quien aporta un enfoque fresco y más improvisado al grupo. Volviendo un poco a su pregunta, diré que «The Atacama Experience» es, de hecho también, un retorno a mi estilo del pasado, a los años 70, aunque con composiciones nuevas y sonidos más orgánicos.

P.: ¿Por qué decidió dejar Francia para irse a vivir a Estados Unidos?

J.L.P.:
Me mudé a California en 1973 debido a que todos los proyectos que me ofrecían eran de músicos y productores discográficos norteamericanos. Lo cierto es que tanta nueva música se estaba creando entonces por allí que era muy emocionante ser parte de eso. El presente es distinto. Sigo instalado en California, pero también tengo mi lugar en París, estoy reconectándome con mis raíces y armando algunos proyectos en Europa.

P.: ¿Cómo recuerda sus anteriores visitas a Buenos Aires?

J.L.P.:
La primera vez, estuve con mi banda en 1980, con un Rayford Griffin muy joven en la batería. Estuve años después, en el 95, como parte de The Rite of Strings, con Stanley Clarke y Al Di Meola. Y la última vez fue en 2007. Y qué decirle. Cada visita fue grandiosa; Buenos Aires es un lugar que amo.

P.: ¿Y qué conoce de nuestra música?

J.L.P.:
Por supuesto el tango, que ya era muy popular en Francia en mi juventud. Y Astor Piazzolla, claro, que está entre mis favoritos.

P.: ¿En su concierto en el Gran Rex sólo habrá música compuesta en el pasado?

JLP:
Sí, sólo mis composiciones de los 70 y 80, sin temas nuevos. Será el mismo show que estamos presentando en distintos puntos de Sudamérica. Pero quiero aclarar que tanto mis músicos como yo estamos muy entusiasmados con volver sobre estos repertorios y darles nueva vida desde el presente. Es música de hoy; sin nostalgias.

Entrevista de Ricardo Salton

Dejá tu comentario