Por ahora, sólo rebote

Edición Impresa

 En el primer comentario de este año mencionamos que las monedas podrían ser centrales en 2015. Ya antes citamos proyecciones de tendencias hacia un dólar de 1/1 con el euro y el martes 6 nos referimos a la línea contraria (Paul Krugman, macroeconomistas y adherentes a las finanzas del comportamiento) que ve al billete devaluándose en los próximos meses. Las "tripas algo nos dicen", pero como no tenemos idea de qué pasará, optamos por acercar a los lectores las principales teorías y estudios sobre los determinantes del valor de las monedas para que cada quien escoja libre e informadamente el escenario que le parece más plausible. Hablamos de la paridad de la tasa de interés, las variables macroeconómicas, y nos quedaba pendiente la Paridad de Poder de Cambio (PPP). Básicamente lo que postula este concepto es que la moneda del país con la mayor inflación debiera tender a la desvalorización y viceversa. Por caso, el 1 de enero de 1999 nació el euro en u$s 1,17. Desde entonces los precios al consumidor en los EE.UU. crecieron un 6,67% más que los del Viejo Continente; lo que da un euro en torno a los u$s 1.248. El viernes la moneda europea cerró en u$s 1.157 lo que implica que el dólar estaría un 6,67% "sobrevaluado". Antes de que alguien se suba a este carro, es bueno recordar aquello que postuló Santo Tomás de Aquino hacia 1262 (carta a Jacobo de Viterbo) afirmando que el precio justo se determinaba "secundum commune fórum", "de acuerdo al precio de mercado", abrevando del Código Teodosiano (Codex Theodosianus, 439 AD) que "cualquier precio fijado por la libre y voluntaria negociación es justo y legítimo -iustum pretium-, con la única excepción de los contratos realizados por niños", lo que permitió a San Bernardino (1380-1444 AD) afirmar que el precio justo es "El que ocurre que prevalece en un momento dado de acuerdo con la estimación del mercado" (sermón 33, art.2). Aquí es donde entra la evidencia, para lo que deberá aguardar hasta mañana. El Promedio Industrial repuntó el 1,1% a 17.511,57 puntos el viernes, tras cinco mermas consecutivas, cerrando una tercera semana bajista, al retroceder un 1,27%. Nos gustaría, pero aún es demasiado pronto (¿imprudente?) evaluar los daños/beneficios de la revaluación suiza.

Dejá tu comentario