Rajoy: ‘‘Antes de pedir rescate al BCE quiero ver condiciones’’

Edición Impresa

Madrid - Sometido a un creciente descontento de su base electoral, Mariano Rajoy admitió ayer que analiza pedir financiamiento al Banco Central Europeo (BCE), pero matizó que no lo hará a cualquier precio. «Antes de pedir un rescate tendremos que ver qué condiciones nos impone, pero aún si lo pedimos las jubilaciones no se tocan», declaró el jefe de Gobierno español al canal público TVE.

En su primera entrevista por televisión desde que asumió el cargo, Rajoy aclaró que no pedirá un auxilio económico, que supone duras exigencias tras tres años de severos ajustes, antes de las elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco, previstas para el 21 de octubre y cruciales para el mandatario.

También recalcó que no tiene decidido si va a pedir al plan de compra de deuda soberana que anunció el jueves pasado el presidente del BCE, Mario Draghi. «Hay que ser prudentes. No es una decisión menor», dijo Rajoy. «Con absoluta franqueza, no tengo decidido si voy a pedir la ayuda del Banco Central Europeo para que compre bonos en mercados secundarios. Esa decisión me la tengo que pensar», agregó.

El presidente del Gobierno español insistió en que su «reto más importante» es «acomodar los gastos a los ingresos» con el fin de cumplir con los objetivos de reducción del déficit público pactados con Bruselas: «Si alguna prioridad hay en este momento en España para conseguir crecer y crear empleo es reducir nuestro déficit público».

«Si hay algo que no tocaré son las jubilaciones. El pensionista es la persona más indefensa, el que la tiene más difícil, porque no va a ponerse a buscar un puesto de trabajo a los 85 o a los 90 años», resaltó el mandatario conservador a días de cumplir nueve meses en el Gobierno.

Subsidio

Las señales de alarma recrudecieron ante las dificultades que evidencia en estos días el Estado para pagar el subsidio de desempleo. Los números señalan que, con respecto a 2007, hay 2,6 millones de trabajadores menos que contribuyen a las arcas estatales y 600.000 jubilados más. Sólo hay 2,05 trabajadores aportando por cada uno de los 8,1 millones de jubilados, por lo que este año hubo que echar mano a los fondos de la Seguridad Social para abonar el seguro de desocupación, informó el diario madrileño El País.

Las encuestas señalan un marcado declive en la popularidad e intención de voto a Rajoy. Ninguno de sus ministros exhibe más del 35% de imagen positiva, según sondeos, aunque el opositor Partido Socialista Obrero Español, que encabeza Alfredo Pérez Rubalcaba, registra adhesiones aún más desalentadoras.

Rajoy insistió ayer en que trató de ser «equitativo» en los recortes de gastos llevados a cabo desde que llegó al poder, en diciembre pa-sado, pero resaltó que en 2011 las administraciones públicas gastaron 90.000 millones de euros (115.000 millones de dólares) más de lo que recaudaron. «Así no se puede vivir permanentemente», dijo.

Por lo pronto, se sabe que el presupuesto 2013 que el Partido Popular enviará al Congreso contempla recortes por 30.000 millones de euros, para llegar a un déficit público del 4,5% del Producto Bruto Interno (PBI).

Horas antes de la emisión de la entrevista, el Gobierno había difundido un documento en el que reclamaba que «la UE recupere el principio de solidaridad» y reforzar el euro con la emisión de eurobonos. Esto es, que el Banco Central Europeo, al que aporta sobre todo Alemania, se haga cargo de las deudas nacionales de los países en problemas, a los efectos de conseguir baja de tasas y ampliación de plazos.

Agencias DPA, ANSA y AFP, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario