Reunión cumbre: Elena Roger y la música de Piazzolla

Edición Impresa

• LA CANTANTE INTERPRETA SUS TEMAS CLÁSICOS CON EL GRUPO ESCALANDRUM
La agrupación instrumental que lidera “Pipi” Piazzolla, nieto de Astor, se une a la renombrada protagonista de “Evita” y la Piaf en el CD “3001”, con temas clásicos, que se presentará el 11 de noviembre en el Coliseo.

"Conozco al clarinetista Martín Pantyrer desde hace mucho; habíamos trabajado en alguna comedia musical y participó en alguno de mis discos. Él me hablaba siempre de su grupo Escalandrum...", dice a este diario Elena Roger. "Cuando yo hacía 'Evita' en Manhattan, ellos tocaron en el Birdland, un club de jazz de Nueva York, y los fui a escuchar. Y ellos fueron a verme al musical. Fue nuestro primer contacto y desde ese momento se generó una buena comunicación".

Actriz y cantante con una carrera internacional que la llevó a hacer "Evita" en Londres y los Estados Unidos, y espectáculos como los dedicados a Mina o a Edith Piaf, o "Los miserables", "Passion" y, más recientemente, "Lovemusik", Roger tiene varios discos en su haber; lo último que publicó es el álbum "Tiempo mariposa". Acaba de participar en dos temas en el festival "Experiencia Piazzolla" junto a la orquesta Hipnofon que dirige Alejandro Terán. Su presente la mantiene ligada al gran compositor marplatense a raíz de un disco que grabó con Escalandrum, cuya presentación ocurrirá el viernes 11 de noviembre en el teatro Coliseo. Escalandrum está integrado por Daniel "Pipi" Piazzolla en batería y dirección, Nicolás Guerschberg en piano y arreglos, Mariano Sívori en contrabajo, Damián Fogiel en saxo tenor, Gustavo Musso en saxos alto y soprano y Martín Pantyrer en clarinete bajo. Dialogamos con Roger:

Periodista: ¿Cómo siguió la relación después de aquel primer encuentro en Nueva York?

Elena Roger:
Terminé mi participación en "Evita", volví a Buenos Aires, y el verano siguiente coincidimos en la inauguración del Museo del Mar de Mar del Plata. Me habían llamado para hacer "Mina" pero por esos días mis músicos estaban ocupados y se dio entonces la posibilidad de hacer Piazzolla con Escalandrum. Se hizo sencillo. Fue todo muy natural. Estaba Javier López del Carril, mi guitarrista, que hizo el nexo musical con ellos, nos pusimos de acuerdo con las tonalidades, lo armamos con Piazzolla y sólo algo de "Mina" y salimos.

P.: ¿Las canciones de Piazzolla estaban entre sus cosas pendientes?

E. R.:
No sé si de ese modo. Se fue dando de la manera en que lo cuento. Después de aquel verano volvimos a actuar juntos en algún show privado, y ahora se nos dio la posibilidad de concretarlo en un disco. Era ahora o nunca. Porque un disco lleva dedicación, para hacerlo y después para defenderlo. Así que "3001", que así se llama el álbum, es mi proyecto para lo que queda de este año y para 2017. Es un material que presentaremos aquí y en otras partes del mundo.

P: ¿Cómo será la presentación del Coliseo?

E.R.:
Es más espectáculo que recital. Tendrá una puesta de Renata Schussheim. "Pipi" Piazzolla y yo le hablaremos al público. Tendrá importancia lo visual, como lo tuvo en el arte del disco. Y el repertorio estará integrado por varios de los clásicos, como "Balada para un loco", "Los pájaros perdidos", "Balada para mi muerte", "Chiquilín de Bachín", "La bicicleta blanca", "Vuelvo al sur" y algunos números de "María de Buenos Aires".

P.: ¿Este proyecto de "3001" con Escalandrum congela entonces toda otra actividad suya? ¿No hay otros planes?

E.R.:
Siempre los hay. Tengo en carpeta un proyecto con la Banda de la Risa, hacer otro disco personal, quiero estar más con mi hija, dedicarle más tiempo a la construcción de la casa sustentable que estamos haciendo con mi marido en Barracas. Pero el disco y sus presentaciones son muy importantes.

P: En los últimos tiempos su nombre empezó a circular más en espacios farandulescos, a raíz de unas declaraciones suyas sobre la sexualidad en su pareja y hace pocos días inclusive fue duramente criticada por un famoso modisto por el vestuario que eligió para una presentación. ¿Se siente cómoda en ese lugar mediático?

E.R.:
Parece que no hay muchas cosas importantes como para que hablen de mí. Lo de la sexualidad en mi pareja fue en el contexto de una nota donde se hablaron varios temas y surgió eso. No tenía por qué ocultar que tengo una pareja abierta porque tampoco oculto que soy madre, o que soy vegetariana o que me preocupa la ecología. Pero se generó un revuelo que me sorprendió. Y lo del modisto, me da risa. Era una entrega descontracturada y me puse lo que me pareció bien en ese momento. No estoy tan atenta a esas cosas. Pero en cualquier caso, no me molesta lo que digan aunque me llame la atención.

Dejá tu comentario