Rusia en “alerta” por ataques con drones

Edición Impresa

Kiev - La península ucraniana de Crimea, bajo control ruso desde 2014, fue blanco ayer de un bombardeo con drones que obligó al Kremlin a declararse en “estado de alerta”, aunque no causó víctimas, informaron las autoridades instaladas por Moscú.

“Se está produciendo un ataque con drones y nuestras fuerzas de defensa aérea están actuando ahora”, alertó en Telegram el gobernador regional instalado por Rusia, Mijaíl Razvozhayev.

Razvozhayev dijo que dos drones fueron derribados y ninguna infraestructura civil fue dañada, a la vez que instó a los residentes a “mantener la calma”.

En los últimos meses, se registraron varios ataques contra instalaciones militares y civiles de Crimea, que sirve de cuartel general para la flota rusa. A finales de octubre, las autoridades anunciaron que la flota rusa en la bahía de Sebastopol, en el mar Negro, había sido víctima del ataque “más masivo de drones” en la historia del conflicto.

En represalia, Moscú se retiró temporalmente del acuerdo de exportación de cereales ucranianos, esencial para la seguridad alimentaria mundial. Las autoridades impuestas por Moscú en la región aseguraron la semana pasada que Rusia estaba “fortificando” la península tras el repliegue de sus soldados en la región ucraniana vecina de Jerson.

Rusia considera que Crimea forma parte de su territorio, una pretensión que no es reconocida por la comunidad internacional. Ucrania quiere recuperar la península.

En ese marco, la fiscalía ucraniana anunció haber descubierto “sitios de tortura” usados por los rusos en Jersón, una ciudad del sur de Ucrania recuperada por las fuerzas de Kiev tras casi nueve meses de ocupación rusa. “En Jersón, los fiscales continúan determinando los crímenes de Rusia”, indicó la fiscalía ucraniana y afirmó que los funcionarios hallaron “sitios de tortura” en “cuatro edificios”.

Dejá tu comentario