Sangre de campeón

Edición Impresa

Lionel Messi volvió a escribir una página gloriosa de su epopeya en Barcelona. Entró cuando el equipo empataba en un gol ante Atlante, después de empezar perdiendo, y fue el factor para dar vuelta el resultado y terminar ganando por 3 a 1 y clasificando a la final del Mundial de Clubes, ante Estudiantes el próximo sábado.

Por eso, el técnico Pep Guardiola acuñó una frase, de esas que se repetirán con el tiempo y se aplicarán seguramente a otros, según la coyuntura: «Messi lleva en la sangre el gen de la victoria, de decidir la suerte de los partidos, de ser trascendentes». Algunos, por estos lares, harán propio este dicho y dirán que en realidad Messi tiene «el gen argentino», aunque con la camiseta de la Selección todavía esté en deuda.

Lo cierto es que a Barcelona no le estaba siendo fácil el aguerrido Atlante mexicano, que lo había sorprendido de entrada con un gol de Rojas, producto de un saque largo y preciso del arquero argentino Federico Vilar y de la costumbre de Barcelona de defender en línea y después de ponerse en ventaja, retrasó sus líneas, sin perder el orden.

Hasta pudo aumentar la ventaja cuando Navarro volvió a quebrar el achique de Barcelona y quedó mano a mano con Víctor Valdez, pe-ro faltando 10 minutos para terminar el primer tiempo Barcelona empató por intermedio de Busquest, después de un tiro de esquina de Yaya Touré.

Los catalanes dominaban, pero no podían revertir la historia y a los 8 minutos del segundo tiempo, Guardiola jugó su mejor carta haciendo entrar a Lionel Messi por Yayá Touré.

Y como pasa siempre con los héroes, la primera que tocó fue gol. La recibió al borde del área chica por izquierda, desparramó a Federico Vilar y definió con el arco libre.

Este gol lo hizo respirar al Barcelona, que a partir de allí empezó a demostrar su superioridad y por eso no extrañó que Pedro (en su sexto gol consecutivo en la misma cantidad de partidos) recibiera de Iniesta y marcara el 3 a 1.

Un partido que demuestra la dependencia que tiene Barcelona de Messi y que dejó lesionado a Andrés Iniesta, quien es duda para jugar el sábado ante Estudiantes.

Auckland quinto

El equipo de Nueva Zelanda, Auckland City, se quedó con el quinto puesto al derrotar por 3 a 2 al Mazembe, de Congo, en partido preliminar al de Barcelona. Jason Hayne marcó dos goles y el holandés Rikki Van Steeden el tercero, mientras que para los africanos convirtieron Ngandu Kasongo y Kililichto Kasusula.

Dejá tu comentario