Tras el portazo, Nación buscará destrabar aval de Verna al Pacto Fiscal

Edición Impresa

• EL GOBERNADOR PERONISTA OFICIALIZARÁ HOY EL DESAFÍO EN REUNIÓN AMPLIADA EN LA PAMPA
“No es rebeldía, es racionalidad”, argumentó el ministro de Economía, Ernesto Franco, en medio de la denuncia de que la Casa Rosada incumplió con el envío de fondos previsionales de 2016.

Negociación mediante, el Gobierno de Mauricio Macri apuesta a revertir el portazo político que dio el peronista Carlos Verna al decidir que, por un supuesto incumplimiento en el pago de fondos previsionales de 2016, La Pampa no adherirá al Pacto Fiscal sellado por Nación en noviembre con todas las provincias (menos San Luis).

"Vamos a continuar con las negociaciones y el diálogo abierto con el gobernador para llegar a un acuerdo y lograr que adhiera al Pacto que firmaron 23 provincias", aseguraron desde despachos nacionales, además de remarcar que "es muy favorable para los pampeanos y para el futuro de la provincia".

En la vereda pampeana, en tanto, el ministro de Hacienda, Ernesto Franco, defendió la estrategia de no ratificar el entendimiento en la Legislatura. Una ingeniería -anticipada ayer por Ámbito Financiero- que les generará la pérdida este año de $575 millones, pero que los exime de retirar sus juicios por fondos ante la Corte -por un monto mucho mayor- y de aplicar una rebaja gradual de la presión impositiva.

"La actitud que mantiene hoy La Pampa respecto al Pacto Fiscal es porque Nación no cumplió con lo que prometió", argumentó Franco, y remarcó: "No constituye un acto de rebeldía, sino un acto de racionalidad".

Sin embargo, desde el Ejecutivo pampeano dejaron entrever un guiño para una potencial apertura de las negociaciones. "El gobernador informará mañana (por hoy) sobre la decisión de no impulsar su ratificación en la Cámara de Diputados si Nación no cumple", dijo el subsecretario de Medios de la provincia, José Pérez.

Pérez hizo referencia así a la reunión ampliada que encabezará hoy a la mañana Verna, y que reunirá a funcionarios y a legisladores e intendentes de todos los signos políticos.

Se trata de un nuevo capítulo en la tirante relación que el gobernador mantiene con Macri, y que en las últimas semanas tomó la forma de cuestionamientos por un supuesto destrato en fondos para obras y de un hondo malestar por el laudo presidencial a favor de la construcción de la presa de Portezuelo del Viento en Mendoza, que La Pampa rechaza por su impacto negativo en su sistema hídrico.

Desde Cambiemos, ayer recogió el guante el secretario de Deportes nacional, Carlos Mac Allister, quien no oculta su intención de pelear la gobernación en 2019, cuando Verna buscaría su reelección. "No podemos seguir gobernados por el capricho de una persona que sólo busca beneficios políticos para sí mismo y su grupo de amigos", disparó.

En el tironeo por el Pacto Fiscal, el Gobierno pampeano sostiene que la Casa Rosada incumplió con una promesa "de palabra" de dos ministros de pagar al distrito una deuda judicializada de $431 millones para hacer frente al rojo previsional 2016. Pero desde filas nacionales retrucan que Verna pretende que le financien "la totalidad del déficit de su caja previsional de 2016" y no sólo "los componentes que ha armonizado al sistema previsional nacional" (recibió por ese rubro $900 millones ese año), como ocurrió con resto de las 12 provincias que no transfirieron su Caja.

"Nación no puede hacerse cargo de todo el déficit porque eso generaría que el resto de las provincias reclamen el mismo pago extraordinario", con "grandes inequidades entre los jubilados de La Pampa y los del resto del país", argumentaron.

Por de pronto, y tal como lo informó ayer este diario, al no adherir legislativamente al Pacto, La Pampa se hará acreedora de los "correctivos" que contempla el acuerdo. En esa línea, se privará de percibir este año $465 millones del Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero) y no recibirá $110 millones, por la tajada de la compensación prevista para las provincias (vía un bono nacional) por aceptar la ingeniería .

El recorte en las remesas tendrá su correlato en una merma en la coparticipación municipal, lo que amenaza con abrir un frente de conflicto con los intendentes.

El no quedar cobijado bajo el Pacto Fiscal tendrá, además, otras consecuencias. Ese lote incluye no ser beneficiada por el fin de las penalidades financieras de Nación por no armonizar los parámetros jubilatorios con los nacionales, una ansiada conquista que sí percibirá el resto de los distritos.

Sin embargo, al bajarse del Pacto La Pampa no estará obligada a renunciar a sus embestidas judiciales por fondos en el máximo tribunal nacional, una de las condiciones negociadas con Nación para convencer a Vidal de que retire -no lo hizo aún (ver aparte)- su multimillonaria demanda ante la Corte por el congelado techo de $650 millones del Fondo del Conurbano. Verna también quedará libre de cumplir con las otras múltiples metas que exige el Acuerdo de Consenso Fiscal, como la de reducción gradual de la presión impositiva. No está a priori atado a cumplir con la Ley de Responsabilidad Fiscal, a la que tampoco adhirió.

Dejá tu comentario