Ucrania va por últimos bastiones prorrusos

Edición Impresa

  Kiev - El Ejército ucraniano seguía ayer su avance hacia Donetsk, donde lo esperaban unos dos mil rebeldes que se estaban reagrupando liderados por Pavel Gubarev, mientras Slaviansk, retomada el sábado, recuperaba poco a poco la normalidad.

Ayer por la tarde el Ejército anunció que la bandera ucraniana ya ondeaba en dos nuevas ciudades de la zona, en Artemivsk (de 77.000 habitantes) y en Drujkivka (60.000 habitantes), ambas en el camino hacia Donetsk. La toma el sábado de las ciudades de Slaviansk y Kramatorsk, que estaban en manos de los insurgentes, fue el primer éxito militar importante de estas tropas. Tras esta victoria, Kiev es más propenso a seguir por la vía militar que la diplomática, tal y como pretenden los países occidentales y Moscú.

El presidente ucraniano, el prooccidental Petro Poroshenko, dijo que la ofensiva militar iba a seguir. "Mis órdenes siguen vigentes: hay que rodear a los terroristas. Seguir con la operación para liberar las regiones de Donetsk y Lugansk", dijo en un mensaje retransmitido en televisión el sábado por la tarde.

En Slaviansk, la situación el domingo a mediodía era tranquila y los desperfectos parecía que se limitaban a algunos edificios cercanos a las comisarías de Policía, informaron periodistas presentes.

Agencia AFP

Dejá tu comentario