Iron Maiden, cada vez más argentinos

Espectáculos

Iron Maiden, la más "argentina" de las bandas de heavy metal de habla inglesa del mundo, volverá a presentarse esta noche en Buenos Aires, en su octava visita al país como parte de la gira internacional "The Final Frontier", inspirada en su último trabajo de estudio.

El grupo liderado por el bajista Steve Harris y el vocalista Bruce Dickinson ofrecerá este viernes por la noche un concierto en el estadio de Vélez Sarsfield, donde se espera que más de 40 mil fanáticos metaleros asistan al show. La velada con los grupos soporte comenzará a las 20.

Tras su espectacular paso por la capital argentina de 2009, Iron Maiden volvió a incluir a Buenos Aires en su "World Tour 2011", como había prometido Dickinson al término del show que la banda inglesa brindó también en Liniers como parte del Quilmes Rock de hace dos años.

Aquel recordado "See you in 2011" ("Nos vemos en 2011") se convertirá mañana en realidad cuando La Doncella irrumpa en el escenario para deleitar a los seguidores con temas de su más reciente trabajo y clásicos de la talla de "The Number of the Beast" (El Número de la Bestia), "2 Minutes To Midnight" (Dos minutos para la Medianoche) y el genial "Fear of the Dark" (Miedo a la Oscuridad).

Iron Maiden lanzó en agosto de 2010 su decimoquinto álbum de estudio, "The Final Frontier" (La Última Frontera), cuatro años después de la presentación de su disco anterior, el apenas discreto "A Matter of Life and Death" (Un Asunto de Vida o Muerte), y de inmediato salió a recorrer el mundo para darle difusión a su obra.

El estadio de Vélez es el reducto en donde los acordes de la legendaria banda de heavy metal retumbaron en cuatro de sus siete visitas anteriores.

Sin embargo, cada una de las presentaciones de Iron Maiden en el país suele quedar grabada a fuego en las retinas de los fans, que año tras año rinden tributo con su fervor a los luthiers de Eddie y corean hasta quedarse afónicos los temas emblemáticos de la formación, surgida en Londres en 1975 y con más de 90 millones de discos vendidos en el planeta.

"Scream for me Buenos Aires" (Grita para mí Buenos Aires), suele arengar Dickinson a la muchedumbre durante los conciertos y sobre todo antes de que la "mascota" de la banda, Eddie, salga a deambular por el escenario como parte del cotillón que acompaña al hit fundacional del grupo, "Iron Maiden".

La escala argentina de la gira 2011 servirá además para que la banda registre imágenes que serán luego incluidas en el DVD con fecha de lanzamiento estimada a fines de año y lo mismo ocurrirá el próximo domingo en Santiago de Chile.

Se espera que La Doncella interprete una quincena de temas en Buenos Aires, entre ellos, el primer corte de su último álbum, "El Dorado", y el soberbio "The Talisman" (El Talismán), después de iniciar el recital con "Satellite 15... the Final Frontier", de 8:40 minutos de duración.

A las canciones de su más reciente obra se sumarán temas de antología como "The Trooper" (El Soldado), "Hallowed Be Thy Name" (Santificado sea tu nombre), "Running Free" (Corriendo Libre) o el virtuoso "Dance Of Death" (Danza de la Muerte), del antepenúltimo disco.

Está previsto que la banda de heavy metal melódico Kamelot, de origen estadounidense, caliente los motores de la afición antes de que la Bestia ascienda del infierno y devore las almas poseídas de cuanto fanático de Iron Maiden encuentre a su paso en el estadio José Amalfitani.

Después, a la muchedumbre sólo le quedará algo de aliento para despedir a Dickinson, Harris, Dave Murray (guitarra), Adrian Smith (guitarra), Janick Gers (guitarra) y al colosal Nicko McBrain (batería), y sumergirse en la noche anhelando un pronto regreso al país de La Doncella de Hierro, cada vez más "argentina".

Dejá tu comentario