Show business

Espectáculos

CAUTELOSA MOSS

Kate Moss tiene miedo a la policía británica. Al parecer, la modelo decidió cancelar sus vacaciones navideñas en Gran Bretaña para evitar que las autoridades la interroguen por consumir drogas y sobre la sospecha que cae sobre ella de haberlas suministrado a terceras personas. De acuerdo con la prensa británica, a Moss -quien luego del incidente fijó su residencia en Nueva York- la asusta que le impute cargos criminales, lo que le impediría encontrar trabajo en el extranjero o volver a entrar en un país tan restrictivo con los antecedentes penales como EE.UU. Entretanto, tras las reticencias iniciales, las grandes marcas internacionales han vuelto a confiar en ella. De hecho, en pocas semanas ha ganado casi 20 millones de dólares.

TRIANGULO DE CERA

El sonado divorcio de Brad Pitt y Jennifer Aniston, con Angelina Jolie como tercera en discordia, ha sido uno de los temas top de la prensa rosa a lo largo del año. En vísperas de Navidad y cuando el matrimonio disuelto rehace su vida (él con Jolie y ella con el actor Vince Vaughn), el museo Madame Tussauds presenta su peculiar versión del publicitado triángulo amoroso, encarnado en sendos muñecos de cera, y tomando claro partido por la victimizada Aniston, a quien caracteriza como una virginal Blancanieves confrontada a su malvada madrastra, que en este caso tiene el rostro de Jolie. Entre las dos aparece la réplica de Brad Pitt ataviado de príncipe, un personaje que en el cuento desafía a la madrastra-bruja pero que, como el público sabe, en la realidad ha sucumbido a los encantos de Angelina Jolie. Las copias inertes del trío Pitt-Aniston-Jolie serán expuestas al público del Madame Tussauds hasta el 8 de enero, y competirán con otros famosos de cera, como George W. Bush y Tony Blair, presentados de una forma cuanto menos original: ambos conforman las dos partes de una vaca texana, de la que el presidente de EE.UU. es el torso y el primer ministro británico, la parte trasera.

ESTUDIO I: FORMULA

El éxito de las novelas de Agatha Christie se basa en «el uso de técnicas literarias similares a las utilizadas por hipnoterapeutas y psicólogos», según un estudio hecho público ayer en el Reino Unido. Entre esos métodos, los científicos destacan que la estructuras de las frases de los libros de la escritora inglesa se vuelven más sencillas cuánto más cerca está el desenlace de la novela, lo que incrementa el nivel de interés del lector. La investigación, llevada a cabo por expertos lingüistas de las Universidades de Warwick, Birmingham y Londres, también pone de manifiesto el uso de palabras y frases conectadas que, aunque en principio parecen no tener nada en común, envían un mensaje al inconsciente del lector. «Estos descubrimientos iniciales indican que hay una fórmula matemática que debe ser tenida en cuentapara explicar el fenómeno de su éxito», señaló el director del estudio, el doctor Roland Kapferer. Los resultados del estudio se expondrán en un documental que emitirá la cadena ITV 1 el 27 de diciembre.


LA OTRA FRIDA

Ruth Alvarado Rivera, nietadel pintor mexicano Diego Rivera, anunció la publicación en marzo del libro «Frida Kahlo y su vida». Estará dividido en seis capítulos y su autora anticipa que no será «un catálogo de la obra pictórica de Frida», sino que «presentará el mundo que la rodeaba» y aspectos casi desconocidos de su vida, como el hecho de que «era una mujer muy vanidosa, mandona, chantajista y terrible».

ESTUDIO II: BARBIE

La mayoría de las niñas británicas suelen « decapitar» y «torturar» a la muñeca Barbie porque la detestan, según un estudio publicado ayer en el país. La investigación, realizada por expertos de la Universidad de Bath, indicó que las niñas de entre 7 y 11 años odian a la Barbie, a quien admitieron haber torturado, mutilado e incluso decapitado. De acuerdo a los especialistas, que preguntaron a un centenar de niños británicos sobre sus actitudes hacia los juguetes, descubrieron que la muñeca estadounidense provocaba las reacciones más intensas. Las menores británicas rechazan a Barbie «porque la consideran un ícono femenino y un símbolo de su más temprana infancia». Agnes Nairn, el médico que dirigió el estudio, explicó que Barbie provocaba rechazo, odio y violencia. Además, narró que las mutilaciones padecidas por la muñeca iban «desde la decapitación hasta la quema» y hubo niñas que confesaron haber metido a la muñeca en el microondas.

Dejá tu comentario