Stone Temple Pilots: con el vigor de los 90

Espectáculos

Actuación de Stone Temple Pilots: Scott Weiland (voz), Dean De Leo (guitarra), Robert De Leo (bajo) y Eric Kretz ( batería) (Club Ciudad de Buenos Aires, 15 de octubre).

Con un show contundente de Stone Temple Pilots, la banda que convirtió en un producto masivo el rock independiente de la década del '90, cerró el miércoles el «Pepsi Music», festival que en los últimos días trajo grupos como Nine Inch Nails, The Cult, Dave Matthews Band y Motley Crue. Más de veinte mil personas disfrutaron del concierto del grupo liderado por el cantante Scott Weiland, y caracterizado por las múltiples distorsiones de la guitarra de Dean De Leo.

Durante poco más de 90 minutos, los Stone Temple Pilots revisaron casi todos sus hits en un espectáculo que fusionó, de manera especialmente creativa, las imágenes proyectadas en las pantallas gigantes de video ubicadas arriba y a los costados del escenario, mostrando alternativamente vertiginosos diseños abstractos o paisajes psicodélicos que acompañaban perfectamente los distintos climas musicales. Climas que incluyen muchos matices instrumentales sutiles, más allá del típico riff de hard rock con el que suele identificarse al rock «indie».

Temas como «Big Empty», «Creep» o «Interstate Love Song» fueron coreados por buena parte del público, que incluso siguió cantando la melodía del mayor clásico de la banda, «Plush», provocando una interesante improvisación de los musicos, que interpretaron una curiosa variación de su tema siguiendo los cantitos de la muchedumbre.

Por otro lado, salvo un repetido «muchas gracias», la comunicación entre el grupo y el público fue más bien limitada. El detalle pintoresco fue la aparición de un Weiland con poncho y sombrero gauchos en los bises, algo que tal vez se pueda entender como una respuesta irónica a la típica camiseta argentina que lucieron demagógicamente tantas estrellas de rock en escenarios criollos.

Dejá tu comentario