Se demora proyecto para transformar la excárcel de Caseros en ministerio

Información General

Todavía no hay fecha de inicio de obra. Se iba a demoler parte del penitenciario en octubre, pero se postergó. El proyecto avanza muy lentamente: 4.700 empleados serán mudados en el futuro.

En mayo del año pasado el Gobierno de la Ciudad anunció que la excárcel de Caseros se convertiría en oficinas públicas. Allí se instalará el Ministerio de Economía y Finanzas porteño y la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) con una planta de 4.700 empleados. Lo cierto es que la mudanza deberá esperar, porque las obras vienen retrasadas y recién en diciembre se comenzó con el proceso de licitación.

La excárcel de Caseros se ubica en el corazón de Parque Patricios -Caseros al 2400- desde 2001 se encuentra abandonada y sin uso. Parte del predio fue demolido y se construyó allí el Archivo General de la Nación, que en septiembre del año pasado fue inaugurado por el Gobierno porteño.

Desde el Ministerio de Desarrollo Urbano porteño aseguraron el año pasado que las obras para AGIP y Hacienda iban a arrancar en octubre, donde estaba previsto, la demolición de parte de la estructura sin protección patrimonial con un final previsto para mediados de 2021. Pero por ahora nada de eso ocurrió.

Según explicaron desde el Ministerio de Transporte y Obras Públicos -a cargo desde diciembre del proceso de obra- el 9 de diciembre se abrió formalmente la licitación para llevar adelante el proyecto. “Formalmente no hay empresas que se hayan presentado, hay un listado que se oficializará en abril cuando se realice la apertura de sobres”, explicaron desde esa dependencia porteña.

Se realizará un trabajo de recuperación de la fachada con las cuatro torretas que ocupan cada una de las esquinas y la nueva construcción se llevará adelante dentro de esta estructura. Aunque desde el Gobierno aseguraron que no hay fecha de inicio de obra por el momento, estiman “que la transformación demorará en promedio 27 meses”. El nuevo edificio contará con siete plantas de oficinas y dos subsuelos.

En la planta baja se ubicará la AGIP con atención a los contribuyentes, mientras que en los pisos superiores funcionarán las oficinas administrativas del Ministerio. Además se realizará la apertura de la calle Rondeau, entre Pichincha y Pasco.

La obra ya cuenta con financiación. Según explicaron desde el Gobierno porteño “cuenta con financiamiento externo de El Fondo Financiero para el Desarrollo de los Países de la Cuenca del Plata (FONPLATA)” y ya fueron aprobados $3.825.844.177 para llevar a cabo su desarrollo.

La obra forma parte del plan de descentralización y revitalización del sur porteño a través de la instalación de oficinas públicas, impulsando el desarrollo económico y social de los barrios, sobretodo de la zona sur de la capital.

La cárcel funcionó hasta 2001 y siempre fue repudiada por los vecinos del barrio. Las emblemáticas torres fueron inauguradas en abril de 1979, durante la dictadura de Jorge Rafael Videla. Llegó a tener casi 2.100 celdas, en las que hubo detenidos por delitos, y también presos políticos, hoy todo eso está pronto a desaparecer.

Hoy en la Ciudad de Buenos Aires sólo funciona la cárcel de Devoto que también está en vías de extinción. Allí hay hoy poco más de 1.900 presos que serán trasladados al penal de Marcos Paz. Una vez demolida, y según aprobó la Legislatura porteña, se rematará el 35% de la superficie para que se puedan construir edificios de viviendas,y comercios que revaloricen la zona,. En tanto, el 65% del suelo deberá destinarse a espacios públicos. La obra será financiada por el Gobierno de la Ciudad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario