La historia de la última posesión de Belgrano

Información General

Desconocidos hurtaron presumiblemente el sábado el reloj del general Manuel Belgrano que se exhibía en el Museo Histórico Nacional, en esta ciudad, según informaron fuentes policiales y de la sala.

La pieza, fabricada en oro, fue la que el prócer entregó en su lecho de muerte a su médico, el escocés José Redhead, como pago de honorarios ante la carencia de otros recursos económicos, por lo que constituye un símbolo de la abnegación de Belgrano.

La ausencia de la invaluable reliquia fue notada por las autoridades del museo en la noche del sábado, cuando la sala estuvo abierta al público de 11 a 18, como todos los días salvo los lunes, reveló una fuente de la sala.

Se trata de un reloj de bolsillo con cadena que constituía toda la fortuna del héroe de la Independencia al momento de su deceso como consecuencia de la hidropesía, el 20 de junio de 1820, pocos días después de cumplir 50 años.

Pese a su destacada participación en la guerra de la independencia, Belgrano falleció sin bienes materiales en la misma casa del 430 de la avenida que hoy lleva su nombre, en la que había nacido y que perteneciera a su padre comerciante.

La Asamblea del año XIII lo había premiado con 40.000 pesos por sus victorias contra las fuerzas realistas, que este abogado y militar patriota donó para la construcción de escuelas públicas en Santiago del Estero, Tucumán, Jujuy y la hoy boliviana Tarija.

Su pobreza al morir era tal que la lápida de su tumba fue improvisada con el mármol de una cómoda de su hermano Miguel.

El gobierno le debía 18 meses de sueldo.

El reloj, que está detenido a las 9, desapareció de una vitrina del museo enclavado en el Parque Lezama, en el barrio de San Telmo.

El director de la sala, José Antonio Pérez Gollán, hizo la denuncia ante la comisaría 14a.

Dejá tu comentario