Bajo asistencia de la ONU: cómo serán las cárceles del megaplan de seguridad bonaerense

Información General

Los ministerios de Justicia de la Provincia de Buenos Aires y Obras Públicas de la Nación firmaron un acuerdo con la Agencia de Servicios y Proyectos de Naciones Unidas.

Las doce cárceles que se construirán como parte del megaplan de seguridad para el conurbano bonaerense que lanzó este viernes el presidente Alberto Fernández contarán con la asistencia técnica de Naciones Unidas para se concluyan con los máximos estándares internacionales para el alojamiento y reinserción de los detenidos, según lo confirmó el ministro de Justicia y Derechos Humanos de ese distrito, Julio Alak.

Junto al secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, Alak firmó el acuerdo con la directora de la oficina del Ministerio de Obras Públicas para la Agencia de Servicios y Proyectos de Naciones Unidas (UNOPS), Mónica Rivera, para que las construcciones que se realizarán en el territorio sean bajo los criterios técnicos exigidos por la Organización de las Naciones Unidas y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

https://twitter.com/Julio_Alak/status/1301699712085561349

El Programa de Fortalecimiento de Seguridad para el Conurbano que presentó Fernández contempla una inversión total de $38.000 millones y sumará policías, vehículos, gendarmes, paradas seguras y reforma de comisarías.

El jefe de gabinete de ministros, Santiago Cafiero, precisó que se prevé una docena de unidades carcelarias: dos que albergarán a mil reclusos cada una, y otras 10 que albergarán a 300 cada una.

A su vez, explicó que habrá 5.000 nuevas plazas para reclusos con el objetivo de “liberar las comisarías bonaerenses”, con una inversión estimada en $20.000 millones.

De acuerdo a lo explicado a la agencia Télam por una fuente gubernamental, los lineamientos seguidos por UNOPS está basado en las "Reglas Nelson Mandela".

En éstos lineamientos se especifica que las cárceles deben ser únicamente para 300 o 400 internos y no tienen que ubicarse lejos de una ciudad, con el fin de que los detenidos puedan realizar prácticas agropecuarias con motivo del aprendizaje de oficios.

También se plantea la separación de los pabellones entre adultos jóvenes y los mayores y la posibilidad de alojarlos de acuerdo a la gravedad del delito que cometieron para fortalecer los tratamientos para su reinserción.

A la vez, deben contar también con aulas para que los internos cursen estudios o completen los que les faltan y con una zona de talleres para que desarrollen un oficio o profesión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario