Más allá de la crisis: empresarios jóvenes siguen apostando por la Argentina

Negocios

Dentro de un contexto de recesión, baja inversión y éxodo migratorio, referentes empresarios sub 45 de sectores claves como el logístico, el agro y el comercio minorista confían en el país y continúan invirtiendo en sus industrias. Casos e historias de líderes que superan obstáculos.

Las noticias de personas que se van del país son moneda corriente en los principales medios. Muchas veces, con historias individuales que incluyen vidas prósperas y logros profesionales en terrenos lejanos. En concreto, según la Dirección Nacional de Migraciones, 26.145 ciudadanos tomaron otros rumbos en los primeros nueve meses del 2021 y si bien no se sabe con certeza cuántos realmente se instalan en el exterior, se estima que las cifras son similares a las del 2001.

Los destinos más elegidos por el millón de argentinos que hay radicados afuera son España y Estados Unidos. La tendencia es tal que según Globofran -empresa regional especialista en inversiones migratorias- el 40% de las consultas que recibieron en 2021 para radicarse en Estados Unidos llegan desde Argentina. Pero no todos piensan así: empresarios jóvenes de diferentes rubros siguen apostando por la Argentina.

Juan José Debuchy.jpg
Juan José Debuchy, CEO y fundador de Humber.

Juan José Debuchy, CEO y fundador de Humber.

En 2007, el plan de Eduardo Bastitta era instalarse en los Estados Unidos. Tenía 26 años y ganas de emprender. Pero una charla con su actual socio lo hizo cambiar de idea y decidieron comenzar un proyecto en Argentina. En la actualidad, Bastitta tiene 41 y Plaza Logística es una referente en el desarrollo y operación de parques logísticos multiclientes, recibió inversiones del BID y de la Institución Financiera para el Desarrollo (ex OPIC) y lleva desarrollados seis parques logísticos multicliente en Buenos Aires.

“Siempre tuvimos una confianza fuerte en el largo plazo de Argentina. El país tiene capacidades increíbles de talento, de recursos humanos y naturales. Esto no solo tiene que ver con mi amor por Argentina, también desde el lado racional siempre confiamos en que inversiones de largo plazo como la nuestras tenían sentido, aunque el país siempre tuvo dificultades de coyuntura” cuenta el CEO de Plaza Logística, compañía que lleva invertidos más de 300 millones de dólares en Argentina.

Joaquín Aguirre.jpg
Joaquín Aguirre (39), CEO y fundador de Centralo.

Joaquín Aguirre (39), CEO y fundador de Centralo.

El Informe Anual de Operadores Logísticos 2020, elaborado por CEDOL y publicado recientemente, reflejó que el año pasado - marcado por la pandemia - la industria tuvo un incremento del 4,8% en términos de metros cuadrados cubiertos utilizados para el desarrollo de las actividades del sector en Argentina, lo que marcó un récord que se espera que continúe.

Para expertos del sector, la pandemia puso de manifiesto la importancia de la logística, tanto para el abastecimiento de las personas, como para el movimiento de la economía y la generación de empleo. Particularmente Plaza Logística tiene 45 empleados y genera más 200 empleos indirectos a partir de los servicios que se brindan en los parques, que se suman a los 6000 empleados de los clientes que operan en los complejos. Y va por más: “Plaza Logística nunca dejó de invertir y de crecer. Invertimos con un ritmo intenso, y aspiramos a que esa tendencia continúe. Nosotros no perdemos la esperanza de que las situaciones que ponen a Argentina en momentos de inestabilidad se resuelvan”.

Juan José Debuchy, CEO y fundador de Humber, piensa y esboza una fórmula certera: “Emprender en Argentina requiere de resiliencia y un poco de cabeza dura”. Con estos valores y sus escasos 36 años, desarrolló una empresa tecnológica para mejorar la logística agropecuaria, metiéndose de lleno en un sector que mueve 77.235 millones de dólares y significa el 24% del PBI nacional (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina).

Humber permite que los productores consigan camiones para la cosecha de una manera más eficiente. Debuchy, ingeniero agrónomo de profesión, reconoce que Humber le permitió conjugar su pasión por la tecnología con el campo. “Trabajando en el sector detecté un problema que se caía de maduro: la dificultad para contratar un camión que distribuyera la carga de productos. La logística del agro está muy atrasada en términos tecnológicos y, más allá de eso, tiene un impacto exponencial en la economía del país. Humber busca aportar soluciones en la cadena de valor”, dice.

Eduardo Bastitta.jpg
Eduardo Bastitta.

Eduardo Bastitta.

Humber, que implicó una inversión inicial de 40.000 dólares, lleva cinco años de operación, cuenta con cinco oficinas en todo el país y creció un 40% este año, que esperan cerrar con una facturación de 10 millones de dólares. Debuchy redobla la apuesta: “Emprendimos un camino con obstáculos, por la dificultad a la hora de conseguir financiamiento, sin embargo conseguimos muy buenos resultados. El objetivo ahora es crecer y llegar a otros países de la región con nuestro servicio”.

Las empresas o startups no solo son un espaldarazo para la economía local o potencian industrias de punta, muchas veces también llegan como salvatajes para sectores golpeados como los comercios minoristas con la pandemia. La Cámara Argentina de Comercio reveló que el 70% de estos aminoró sus ventas incluso a principios del 2021.

Centralo es una aplicación para hacer más eficiente la compra de productos por parte de locales gastronómicos o comercios de alimentos. “Somos una especie de cooperativa gestionada desde una app. Los comercios no tienen costo, cobramos una comisión a los mayoristas cuando venden desde la plataforma”, detalla Joaquín Aguirre (39), CEO y uno de sus fundadores.

La idea se gestó hace tres años y comenzó con 10 locales de la Zona Norte de Buenos Aires. Con la premisa de empoderar a los comerciantes para que tengan a mano la tecnología a la hora de pensar en potenciar sus negocios, la startup vivió una transformación sin precedentes durante la pandemia:

“Veníamos creciendo de manera sostenible, pero a raíz de la pandemia nos expandimos a nivel federal de manera exponencial. Hoy abastecemos a 20 mil comercios que incluyen almacenes, kioscos, autoservicios, bares, cafeterías, rotiserías y dietéticas, entre otros negocios”, manifiesta Aguirre, de Centralo, que proyecta alcanzar este año los 4000 millones de pesos en ventas.

El desarrollo de Centralo es tal que comenzaron a ofrecer el servicio de venta directa al consumidor final y piensan en el desembarco regional. “La manera de hacer negocios y de consumir cambió. Nuestra idea es seguir invirtiendo fuerte para colaborar con el repunte económico de los comercios de alimentos y también para que los consumidores finales puedan aprovechar mejor sus ingresos, tanto a nivel nacional como regional”, concluye.

Dejá tu comentario