Oportunidades de negocios que surgen con la pandemia

Negocios

Emprender con el foco en el coronavirus es una tendencia. Desde vinos solidarios, placares sanitizadores, dispositivos para ventilar a dos pacientes al mismo tiempo, un pedal para abrir puertas sin tocar el picaporte, hasta plataformas online para simplificar el take away o para comprar gastronomía en forma simple y sin pagar comisiones de hasta 40%.

¿Negocios de oportunidad o emprendimientos responsables?. Se podría decir que ambos conceptos son válidos. Emprender con sentido de oportunidad se convirtió en una tendencia durante la cuarentena. Cada vez son más las personas que lanzan productos y/o servicios pensados para los tiempos que corren. Muchos de ellos con un fin solidario.

Abrir puertas con el pie

Giselle Shebar y Nicolás Hansen crearon un pedal abrepuertas que permite llevar a cabo esta acción rutinaria sin utilizar las manos, evitando la manipulación de picaportes y el posible contagio del virus. En el plan de Pie-dal también se destaca el compromiso solidario de la propuesta, “Donaremos parte de la producción a ONGs e instituciones benéficas que los requieran y necesiten”, afirma Hansen.

Sus creadores entienden que se trata de una propuesta de valor que emerge como una solución para mitigar los riesgos que impone la pandemia. “En adelante la sociedad no será la misma, los hábitos de la comunidad cambiarán para siempre y ésta es una herramienta que, sin dudas, llegó para quedarse", señala Shebar.

Diseñado y producido con materiales para uso intenso y de alto tránsito, "Pie-dal es de fácil instalación en cualquier tipo de puertas, y se transforma en un método seguro, económico y resistente, evitando que la persona entre en contacto con áreas contaminadas por el virus, bacterias, gérmenes, microbios y otros agentes patógenos perjudiciales para la salud", concluyen sus creadores.

Placard sanitizador

La idea de la fábrica de muebles Valenziana presentó Ozonizer 3.0, un mueble que posee un dispositivo sanitizador que funciona con ozono. "Mediante la descomposición de moléculas de aire (O2) convierte el oxígeno en ozono (O3), este gas que es de la naturaleza desinfecta, matando bacterias, virus, hongos y otros agentes contaminantes", explica Rodrigo Díaz, socio de Valenziana.

"Con la concentración exacta de ozono, bajo los parámetros de OMS, todo el interior del Ozonizer y su contenido queda completamente desinfectado después de una breve exposición", agrega y suma: "Dentro del Ozonizer 3.0 se puede colocar todo tipo de objetos que provengan del exterior para ser desinfectados en menos de 30 minutos, erradicando así el posible contagio del virus".

Aporte para el sistema de salud

Pablo Otero es profesor de la cátedra de anestesiología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Hernán Lampuri es ingeniero, especialista en calidad y fabricante de equipos médicos en Argentina de Grupo Herlam Srl. Juntos, crearon el Multiplexor de Ventilación Mecánica, una nueva fórmula de duplicar el alcance de ventiladores mecánicos durante la pandemia del Covid-19.

"Pensando en que eventualmente se pueda superar la cantidad de pacientes que necesiten la conexión a un ventilador mecánico, nuestro proyecto apunta a maximizar ese recurso tan necesario, haciendo posible que dos pacientes puedan ser ventilados al mismo tiempo", cuenta Lampuri.

Multiplexor Ingenieros.jpg
Pablo Otero y Hernán Lampuri crearon un dispositivo para ventilar a dos pacientes al mismo tiempo.

Pablo Otero y Hernán Lampuri crearon un dispositivo para ventilar a dos pacientes al mismo tiempo.

"El ventilador genera un nexo con cada paciente de forma independiente y alternada permitiendo el monitoreo completo ventilatorio y el control de sus alarmas, brindando mayor seguridad", agrega.

Otero y Lampuri aseguran que "se podrían fabricar aproximadamente 300 equipos por mes, los cuales permitirían atender a 600 pacientes que necesiten la asistencia". El costo, aseguran los emprendedores, "es aproximadamente 20 veces menor al de un ventilador mecánico". El dispositivo todavía necesita la aprobación del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Ayuda al sector gastronómico

Una de las industrias más golpeadas por el covid-19 es la gastronómica. A más de cien días de haber bajado sus persianas a causa del aislamiento obligatorio, algunos bares y restaurantes no lograron surfear la crisis y tuvieron que cerrar definitivamente. Fuentes del sector estiman que quebrarán cerca del 30% de los comercios, lo que implica una pérdida de entre 20.000 y 30.000 puestos de trabajo.

Sin fecha cierta para la reapertura al público, las aplicaciones de delivery (Pedidos Ya, Rappi, Glovo y Uber Eats se reparten el negocio) hoy cobran altísimas comisiones que oscilan entre el 20% y 43%, una cifra que muchos gastronómicos ya no están dispuestos a pagar.

Loveat.jpg
Loveat desembarcó recientemente para trabajar con las empresas que tienen servicio de delivery propio.

Loveat desembarcó recientemente para trabajar con las empresas que tienen servicio de delivery propio.

En este contexto, dos emprendedores argentinos diseñaron una plataforma para ofrecer una solución que elimina la comisión. "Notamos que los restaurantes comenzaron a promover en sus redes sociales la opción de que la gente pida directamente por WhatsApp, compartiendo fotos y ofertas en stories o posteos. Básicamente lo que buscaban era evitar el uso de las apps de delivery", cuenta Agustín Perrotta, fundador de Loveat, un modelo de negocio que desembarcó recientemente para trabajar con las empresas que tienen servicio de delivery propio. Al igual que en el resto de las aplicaciones, "el comensal puede visualizar el menú interactivo, hacer el pedido e incluso pagarlo. Por otro lado, nuestros clientes -los locales de comida- pueden configurar la carta online en tiempo real, actualizando el menú, fotos, precios, tan solo logueandose desde la web”, explica y agrega que “a la vez, les proporcionamos el servicio de cartas digitales, que será uno de los requisitos del nuevo protocolo para la reapertura de los locales gastronómicos pospandemia”, relata Perrotta.

Para el usuario -sea el comensal cuando empiecen a abrir los locales post-cuarentena o desde su casa para el delivery/take away- es muy simple de acceder: mediante el escaneo de un código QR presente en la mesa o desde un link que las empresas comparten en sus redes sociales. No es necesario que descarguen ninguna aplicación, es realmente intuitivo y sencillo.

"Antes de la pandemia, estábamos trabajando con 15 clientes, hoy tenemos más de 200. Este crecimiento exponencial se debe a que, por un lado, los locales quieren estar preparados con este formato digital ya que evita el contacto con el menú tradicional que posee un alto grado de contagio e incluso con el mozo. Por otro lado, quieren utilizar la herramienta para facilitar la gestión de pedidos de delivery", detallan los creadores de Loveat.

Simplificar el take away

También en el sector gastronómico, y ante la apertura del take away, Bruno Lerer, de 22 años, y Ramiro Katz, de 21 años, crearon la plataforma Tugou, que permite hacer pedidos, pagarlos previamente y luego pasar por el local para retirarlos a la hora acordada, sin hacer colas.

La plataforma fue pensada con un doble propósito. Por un lado abaratar los pedidos, dado que la comisión es muy inferior a la que cobran las empresas de delivery, y a la vez simplificar la operatoria de take away, ya que el pago estará realizado previamente y el pedido listo y en buen estado a la hora que haya determinado buscarlo el cliente.

La operatoria es sencilla: "primero se ingresa la ubicación, luego se accede a una oferta de locales, se elige el menú, luego la hora en que se va retirar y la forma de pago, que puede ser con tarjeta o en efectivo (la comisión es del 5 %, siendo el primer mes gratuito)", describe Lerer.

“Creemos también que puede ser una buena herramienta para ayudar a que los locales digitalicen sus productos y potencien sus ventas, dado que muchos de ellos están muy golpeados por la cuarentena y están esperando este momento de poder vender a través de take away para incrementar sus ventas”, agrega Katz.

Caja de vino solidaria

En este contexto de aislamiento social y obligatorio en parte del país, donde la crisis golpea a todas las industrias casi por igual, la economía está frenada y muchas compañías buscan asistencia del Estado para pagar salarios, también hay espacio para la responsabilidad social empresaria (RSE).

Paula Pulenta .jpg

"Conocimos al equipo de la Fundación Infant quienes nos contaron sobre su trabajo de investigación sobre el Covid-19 y decidimos colaborar con su propósito”, subrraya Paula Pulenta, al frente de Bodega Vistalba.

Desde Bodega Vistalba quisieron ponerse en movimiento junto a sus clientes y crearon una acción solidaria. Así nace Tomero Cuarentena. Bajo estrictas medidas de higiene, la Bodega movilizó a su equipo en función de crear una caja “Edición Especial Tomero Cuarentena”, pensada a partir de ciertos sentimientos, un pack de 6 varietales, 6 emociones: Serenidad, Solidaridad, Introspección, Optimismo, Aprendizaje y Generosidad.

Por cada caja vendida, se dona $700 a la Fundación Infant, una organización sin fines de lucro que tienen por misión investigar las causas de enfermedades respiratorias que afectan a los niños.

"Nos sentimos movilizados con la solidaridad de la gente, no sólo en Argentina sino en todo el mundo. Esto nos inspiró a ponernos en acción. Buscamos una forma de sumar. Conocimos al equipo de la Fundación Infant quienes nos contaron sobre su trabajo de investigación sobre el Covid-19 y decidimos colaborar con su propósito”, subrraya Paula Pulenta, al frente de Bodega Vistalba.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario