11 de julio 2015 - 09:23

Ante organizaciones sociales, Francisco advirtió sobre los efectos de la ideología en el pueblo

Ante organizaciones sociales, Francisco advirtió sobre los efectos de la ideología en el pueblo
Enviada especial.- En el estadio León Condou, en un evento organizado por la Universidad Católica de Paraguay (UCP) del que participaron jóvenes católicos, indígenas, campesinos y, por primera vez, una ONG por los derechos de los gays, Francisco afirmó que "las ideologías terminan mal, no sirven".

"Tienen una relación incompleta o enferma con el pueblo. No asumen al pueblo por eso fíjense en el siglo pasado en qué terminaron, en dictaduras", dijo reiterando una idea que ya había defendido durante su visita a Ecuador.

"Piensan por el pueblo, no dejan pensar al pueblo. Todo por el pueblo pero nada con el pueblo. Esas son la ideologías", subrayó.

El Papa, que habló para responder seis preguntas de referentes de distintas áreas de la sociedad civil, volvió a destacar el diálogo social como herramienta indispensable para lograr la inclusión y equidad.

"El diálogo es sobre es sobre la mesa, claro, si no, no sirve. Es una pinturita", aseguró provocando aplausos. "Dialogar no es negociar, negociar es procurar sacar la propia tajada", aclaró y aceptó que en el diálogo "se da el conflicto".

"Es lógico y esperable, no tenemos que temerle ni ignorarlo. Somos invitados a asumir el conflicto si no, no podemos dialogar nunca", indicó.

• "¡A jugársela por alguien!"

En el tramo más descontracturado de sus palabras, Francisco motivó a los jóvenes a trabajar para cambiar las cosas.

"La juventud es tiempo de grandes ideales, a mí me da lástima ver jóvenes jubilados", dijo y destacó que Paraguay tiene abundante población joven que servirá para mejorar al país.

Por ello los instó a "¡a jugársela por algo, por alguien! Esa es la vocación de la juventud y no tengan miedo de dejar todo en la cancha. Jueguen limpio y con todo y no coimeen al referí", provocando una ovación de los presentes.

Asimismo, les pidió ser sinceros en sus acciones. "Me da un poquito de alergia, o para decirlo menos fino, de moquillo el escuchar discursos grandilocuentes con todas estas palabras y cuando uno conoce a la persona que habla dice 'qué mentiroso que sos'".

Para terminar, el Papa solicitó a la virgen de Caacupé que cuide a los paraguayos a quienes, como es usual, les pidió que recen por él.

Dejá tu comentario