10 de julio 2015 - 09:45

El Papa visitó un hospital pediátrico y rezó por los niños

Francisco visitó un hospital pediátrico en San Lorenzo.
Francisco visitó un hospital pediátrico en San Lorenzo.
(Enviada especial).- El papa Francisco comenzó su segundo día de actividad en Paraguay muy temprano, a las 7 de la mañana hora local, con un encuentro con las hijas de Esther Ballestrino, su jefa paraguaya en Buenos Aires en la década de 1970 y a quien siempre exalta como ejemplo de la nobleza del pueblo paraguayo, fundadora de las Madres de Plaza de Mayo y quien fue asesinada por la dictadura en 1977.

A diferencia de lo que ocurrió ayer a su llegada, Francisco se detuvo en las inmediaciones del edificio donde se aloja para saludar a los fieles, entre los que se destacó una niña vestida de la Virgen de Luján, perteneciente a un grupo de argentinos con quienes el sumo pontífice compartió unos mates.

De allí, en un auto convencional, partió hacia la ciudad de San Lorenzo para reunirse con 100 niños internados en el Hospital Pediátrico Acosta Ñu. Fue un encuentro íntimo que duró media hora y del que el Papa salió visiblemente conmovido por lo que decidió ofrecer algunas palabras a los padres de los pequeños, algo que no estaba previsto.

"Este es un hospital donde muchos chicos sufren, y yo quiero decirle a ustedes mamás y papás, que rezo por ustedes y rezo por sus hijos, para que la virgen esté muy cerca de ustedes, para que Jesús le dé la salud a sus hijos y para que ustedes tengan esa fuerza y esa constancia que solamente tienen los padres", dijo.

En Caacupé, capital espiritual del país y el destino siguiente en la cargada agenda de la jornada, cientos de miles de feligreses aguardaron al Papa tras pasar la noche en vigila debajo de la lluvia y con bajas temperaturas.

El sumo pontífice utilizó el papamóvil para ingresar a la ciudad y así poder saludar a la gente.

Francisco, devoto de la virgen de Caacupé a quien conoció en la villa 21 de Buenos Aires donde desarrolló su actividad pastoral, utilizará para oficiar la misa el mismo altar que empleó Juan Pablo II en 1988.

Dejá tu comentario