Larreta nac & pop: envió ley para beneficio de las economías populares

Política

El Ministerio de Desarrollo Humano porteño aceleró la redacción de una propuesta para facilitar actividades de producción de los sectores en situación de vulnerabilidad económica. Organizaciones celebran.

Horacio Rodríguez Larreta en una oportuna pirueta política lanzó ayer una iniciativa legislativa que sintoniza con las demandas de organizaciones populares, hoy ligadas al Gobierno nacional.

El Gobierno porteño llevó ayer a la Legislatura un proyecto de ley para las economías populares, que viene trabajando desde el año pasado, en prepandemia, con referentes de los grupos a los cuales apunta la iniciativa y que desde hace tiempo venían reclamando estímulos para la actividad con la idea de generar empleos.

Larreta, en momentos en que la pobreza en territorio porteño alcanza 33% de la población y con una economía en crisis en medio de la urgencia sanitaria, arribó finalmente con la iniciativa que principalmente elaboró el Ministerio de Desarrollo Humano a cargo de María Migliore.

El proyecto para la Economía Popular y Social” busca favorecer la formalización del sector y otorgar beneficios para las actividades productivas, como exención de impuestos, la conformación de un fideicomiso y la flexibilización de los requisitos para permitir la contratación de las “unidades productivas” como cooperativas, por parte del Estado porteño. En la actualidad, por diversas exigencias, no podrían participar de esas compulsas. Además estipula una partida presupuestaria anual para impulso de las actividades productivas.

Larreta se dirige así a un sector de gran demanda de asistencia que en la actualidad se ve más identificado con el oficialismo nacional y busca generar empleo y a la vez formalizarlo.

“Para nosotros, la mejor política social es el trabajo. Por eso buscamos fortalecer el desarrollo productivo de la economía popular, que involucra hoy a cientos de miles de personas en la Ciudad. Esta ley otorgará herramientas para que este sector pueda crecer e integrarse a las cadenas de valor y así generar trabajo de manera sostenida”, dijo Migliore tras la presentación del proyecto.

El director nacional de Políticas Integradoras y referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Rafael Klejzer, explicó a este diario que en principio es un paso positivo la iniciativa y que “un puesto de trabajo en la Economía Popular sale u$s2 mil y en le economía de mercado u$s20 mil”, pero resaltó que la iniciativa “es muy positiva” si va acompañada con la formalización del trabajo, formalizar la economía”. El funcionario nacional confió que seguramente habrá puntos a discutir, pero que en general desde su sector, que participó en reuniones para la elaboración del proyecto, aprueban la iniciativa.

Para el jefe de Gabinete de Larreta, Felipe Miguel, “en la Ciudad hay miles de familias con energía y voluntad para emprender un negocio, abrir un local o comenzar un emprendimiento. Cuando promovemos el desarrollo productivo de un barrio, contribuimos a que crezca la Ciudad” y que la Ley de Economía Social y Popular es un paso más hacia una Ciudad igualitaria”.

Desde la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo (Facta) indicaron que no participaron de la elaboración del proyecto con el Gobierno porteño, pero destacaron que sería “importante una suma presupuestaria” significativa para acompañar la propuesta y que “esperamos ver bien de qué se trata”.

El proyecto de ley crea un Registro de Unidades Productivas de la Economía Popular y Social, que “contempla a sectores como la actividad textil, elaboración de alimentos, logística, cuidados, construcción, comercio y de la economía verde, que tienen la capacidad de crecer y desarrollarse en el mediano plazo”, indicaron desde la cartera que conduce Migliore.

A través de ese registro los inscriptos podrán participar de los procesos de compras públicas. Está contemplado además que se cree una línea de crédito para el financiamiento de actividades a través del Banco Ciudad, la entidad estatal porteña.

Por otra parte, se creará, de aprobarse la ley, un fondo público-privado a través de la constitución de un fideicomiso en el Banco Ciudad. De acuerdo con el proyecto, se autorizará al Poder Ejecutivo a constituir un Fondo Fiduciario para el Desarrollo de la Economía Popular y Social (FONDEPyS), con fondos públicos y privados que junto con el fideicomiso “tendrá por objeto dar soluciones de financiamiento a proyectos productivos estimulando e incentivando la participación público-privada”.

Además, se agrega la exención del pago del impuesto por Ingresos Brutos por un plazo de hasta 3 años para los que estén inscriptos en el Monotributo promovido en la Afip.

“Estamos planteando un cambio de paradigma focalizado en impulsar el desarrollo productivo. Es necesario construir un marco normativo que acompañe a las trabajadoras y a los trabajadores populares que permita reconocer el valor que producen, achicar las brechas de desigualdad y generar desarrollo de abajo hacia arriba”, remarcó la ministra Migliore en la presentación.

El proyecto señala como objetivo alcanzar “a todas aquellas Unidades Productivas de la Economía Popular y Social que lleven a cabo sus actividades en el ámbito de la Ciudad” y se inscriban en el Registro. Luego de define a la Economía Popular y Social como el “conjunto de actividades de producción y reproducción que ejerce una población en situación de vulnerabilidad económica y/o social” y se refiere a las unidades productivas tanto individuales como colectivas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario