En menos de un mes se disparan procesamientos en caso por espionaje ilegal en Lomas de Zamora

Política

Causa ingresa en etapa definitoria. Comprometidos los espías pero también Dalmau Pereyra, Ruiz, Arribas y Majdalani. Interrogante sobre línea de investigación futura si quedan implicados judicialmente Martinengo y Nieto.

La causa por espionaje ilegal que se investiga en la Justicia de Lomas de Zamora avanza a instancias decisivas. Tras el cierre de la ronda de indagatorias -que no aportaron muchos más elementos, pero eran imprescindibles- el juez Juan Pablo Augé quedará en condiciones de definir procesamientos para los espías involucrados, pero también para exfuncionarios de la gestión de Mauricio Macri. Podrá ser antecedido por un requerimiento de los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide, quienes tienen delegado el expediente.

Mientras tanto se va a acelerar otra disputa: la de la territorialidad. Los imputados, alineados con algunas querellas ligadas al PRO, abonan la idea de llevarse el expediente a Comodoro Py. Mientras tanto, la Cámara Federal de La Plata apunta a defender el caso para que quede en Lomas, pese a la disputa por la competencia que se inició en los tribunales de Retiro y que tiene, como estación final, la Cámara Federal de Casación Penal. Esa es la pulseada que se viene.

Super Mario Bros

Los fiscales ya tomaron indagatoria nuevamente a todos los involucrados en los cinco grupos de WhatsApp que intercambiaban material de inteligencia ilegal, compartían los seguimientos clandestinos y daban cuenta de maniobras de los distintos “objetivos” -la mayor parte de ellos dirigentes políticos, sociales, sindicales y del mundo judicial-, todo ello prohibido por la Ley de Inteligencia. Todo ese grupo apunta a ser procesado. La mayoría no hizo descargos en esta nueva ronda de indagatorias y la mayoría se remitió a lo declarado en su momento cuando fueron detenidos por el anterior juez del caso, Federico Villena. En otros casos, se apoyaron en lo que declararon ante la Comisión Bicameral de Seguimiento de Organismos de Inteligencia. Allí también se produjo prueba. Los espías, también desfilaron por allí. El grupo estaba compuesto por Facundo Melo, Leandro Araque, Jorge Sáez, Emiliano Matta y era comandado supuestamente por el exjefe de Operaciones, Alan Ruiz; estaban bajo la órbita del jefe de Contrainteligencia, Diego Luis Dalmau Pereyra. También lo integraban en distintas funciones Gustavo Cicarerlli, Jonathan Nievas,Andrés Rodríguez, que obtenía información del Servicio Penitenciario Bonaerense; Javier Esteban Bustos; Daiana Romina Baldasarre; Jorge Ochoa; Mariano Ignacio Flores; Martín Terra, el chef amigo de Gustavo Arribas; Dominique Lasaigues; María Belén Sáez; María Mercedes Funes Silva; Juan Carlos Rodríguez; Denise Aya Tenorio y María Andrés Fermani. Todos, en mayor o menor medida, adujeron que creían que las ordenes que recibían estaban motivadas en algún expediente judicial, no podían cuestionar a sus superiores y estaban fragmentadas las tareas, lo que significa que no siempre todos sabían hasta qué punto se estaban “caminando” a los objetivos que tenía esta organización enquistada en la AFI en la que revistaban espías orgánicos. Salvo Ruiz, todos tendrían un primer procesamiento y se especula con si habría alguna “falta de mérito” para alguno de los espías cuyas funciones o participación en los hechos hubiese sido lateral.

La excúpula

Sin embargo, el panorama se ofrece distinto para Arribas y para Silvia Majdalani, exSeñor 5 y Señora 8, respectivamente. En esta instancia pueden cosechar su segundo procesamiento, dado que ya están procesados por el espionaje al Instituto Patria y a Cristina de Kichner. Es poco probable que en esta instancia y tras tener que dejar su pasaporte, Arribas consiga la autorización para salir del país, algo que pretendía hacer el mes pasado con destino europeo y a Brasil. Aunque dijo no haber impartido órdenes ilegales, reconoció que “desgraciadamente” los mecanismos de control y denuncia “no fueron activados a tiempo”. Camino similar había adoptado Majdalani, quien dijo que no descartaba el “cuentapropismo” de los espías.

Martinengo y Nieto

La gran incógnita es si los procesamientos alcanzarán a la exsecretaria de documentación presidencial Susana Martinengo y al secretario de Mauricio Macri, Darío Nieto. La defensa de la exfuncionaria con despacho en Casa Rosada que recibía a los espías y por la que se la acusa de haber receptado dos informes de inteligencia producidos por la asociación ilícita ha sido débil. Adujo que lo que había declarado lo hizo presionada por su situación de detención, pero esto había ocurrido por solo 24 horas y quedó sin efecto cuando la Cámara de La Plata sorpresivamente cambió de juez en plena toma de indagatorias. Nieto, hasta ahora, no ha cosechado buenas noticias en el expediente: se rechazó su pedido para anular el contenido de su teléfono, tampoco se restringió el acceso a otros jueces que pudiesen recolectar prueba de los hallazgos en el material extraído. Su contenido demostró un seguimiento particular al desarrollo de la investigación, una vez que salió a la luz. La otra pregunta es si un eventual procesamiento abrirá como línea de investigación a Fernando De Andreis o inclusive, al propio Macri, supuesto destinatario final de los informes.

También es factible que comience una etapa más friccionada con las pericias a los teléfonos, de donde se obtuvo la prueba principal de un espionaje que los investigadores han calificado con el fin de “haber pretendido influir en la situación institucional y política del país, en la vida interna de los partidos políticos y en asociaciones y agrupaciones legales de cualquier tipo”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario