Llegaron a 20% en recuento de votos

Política

Gente de Macri dice que ya están 5 puntos arriba de Ibarra aunque sólo se escrutaron finales 1.300 mesas sobre 6.800. Gente de Ibarra admite que puede haber un punto más para Macri, que estiraría diferencia a 4,3 puntos en los comicios. El recuento voto a voto está ahora en 20% y terminaría el lunes o martes próximo. Se corrigieron errores gruesos como mesas con cero voto para Macri porque no le consideraron los de la lista de Santiago de Estrada a diputado, que llevó a Macri como candidato a jefe de Gobierno y logró mucho: 11,75%. De cualquier manera, alarma la precariedad de la elección en la ciudad más importante y capital de la Argentina. Ya hubo anomalías serias en los comicios del 27 de abril pasado y ahora se repiten; 50 por ciento de los jefes de mesa ni se presentó y actuaron otros sin curso, dando lugar a sospechas de fraudes.

Derrapó ayer el argumento sobre «manipulación de datos» que Aníbal Ibarra salió a denunciar con auspicio de Néstor Kirchner: la Junta Electoral dictaminó que la recolección se realizó con «normalidad» y el Correo Argentino, empresa a la que apuntó el frentista, lo intimó a que se retracte de sus acusaciones.

Fue el tercer sablazo que tuvo que soportar ayer la escudería oficial que, en paralelo, admitió que en el recuento definitivo de votos -que continuó ayer por segundo día consecutivo- Mauricio Macri ampliará su diferencia hasta «un punto», según los cálculos del ibarrismo.

En dos turnos, el jefe de Gobierno sintió que se comenzó a empantanar su teoría conspirativa que hasta el miércoles no cosecha apoyos en el gabinete nacional -Aníbal Fernández había advertido sobre que la demora en el conteo era lógica- pero que se activó por un pedido del Presidente.

Pero ayer, dos hechos lo arrinconaron:

• La Junta Electoral firmó una resolución donde sostiene que las demoras en la recolección de datos fue producto de los inconvenientes generados en la constitución de las mesas de votación, con lo que exime al Correo Argentino, cuyo
«personal», dice el escrito, se encontraba «aguardando» en «tiempo oportuno la culminación de cada escrutinio». De este modo, la Justicia Electoral derrumbó el planteo de Ibarra -también tardíamente sostenido por el Fernández quilmeño- respecto de que existió supuesta «manipulación de datos» por parte de la empresa para, según el ibarrismo, beneficiar a Mauricio Macri, hijo de Franco, propietario de la compañía, generando la falsa idea de un resultado abultado a favor del empresario. Asimismo, el escrito expone que una vez constituidas las mesas, «el escrutinio se desarrolló con total normalidad».

• Por su parte, el Correo Argentino hizo su propio descargo. Al Ministerio del Interior le giró una nota donde explica con detalles cómo se realizó el procedimiento de recolección de datos. Con Ibarra fueron igual de formales, pero más ásperos: a través de una carta documento firmada por el presidente de la empresa,
Raúl Casa, el Correo intimó al jefe de Gobierno a que se retracte de sus dichos sobre manipulación «bajo apercibimiento de iniciar acciones legales». En la nota, la empresa reprocha las «declaraciones temerarias» de Ibarra que «agravian el buen nombre y honor de los directivos y empleados del Correo Argentino». Ayer, los ibarristas, reaccionaron con furia retomando un «speech» que en la campaña desplegaron, agitados por Alberto Fernández, los «Jóvenes K»: los conflictos por el no pago del canon del Correo al Estado.

Pero el revés más duro para el tándem Ibarra-Kirchner (que volvería a mostrarse en público el martes junto con Abuelas de Plaza de Mayo) fue el recuento de votos que ratificó un goteo a favor de Macri que
podría ampliar hasta en 2 puntos la diferencia del empresario.

•Actas con errores

Ayer, en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso, con mayor control de acceso para evitar el tumulto del martes, continuó el escrutinio definitivo que ya repasó 20% de las mesas, con mayor flexibilidad judicial para reabrir urnas.

Ese es un triunfo de Macri, producto de la admisión de la Justicia de que 48% de las actas tenían algún tipo de error: primero sólo permitían abrir mesas donde el empresario tenía hasta 9 votos -cuando la media es de 107-, pero desde ayer comenzaron a abrir urnas donde sumó hasta 50 votos.

Sobre las cifras hay diferencias: los apoderados informáticos del ibarrismo afirmaron que hasta ayer no había
«diferencias sustanciales» aunque reconocieron que, completado el recuento, podría registrarse una mejora de «hasta 1 punto» a favor de Macri.

En cambio, en el comando macrista indicaron que con algo más de
1.200 urnas revisadas la diferencia rondaba 1,3 puntos, volumen que sobre el fin del escrutinio se extendería a más de 2 puntos: es decir, Macri quedaría a más de 5 puntos de su competidor.

Dejá tu comentario