Se suman las propuestas en torno al precio del ganado

Campo

La complejidad del sistema cárnico hace que para toda iniciativa que se tome hay que tener en cuenta muchas variables, lo cual implica que cualquier mecanismo que se implemente tiene que ser lo más simple posible.

No es lo mismo el novillo de exportación que el de consumo interno -esto nos diferencia de la leche, la cual se puede usar para cualquier destino-, por lo que una ecuación que favorezca una posibilidad debilita la otra.

Tampoco es bueno subsidiar directamente al productor ya que todo cambio en los precios relativos de los costos tendrá que ser respondido por nuevos subsidios haciéndose un círculo vicioso difícil de solucionar.

Lo ideal es la liberación de los mercados, donde el tope nos los pondrá la cercanía con otros mercados -ejemplo Paraguay, Uruguay, Brasil- que actuarán como techo por el simple hecho de la sustitución.

En el caso de que esta liberación presione al mercado interno, debemos usar mecanismos de subsidio para compensar los 12 cortes que consumimos mayormente los argentinos y que tienen incidencia directa en el índice de inflación.

  • Compensación

    Tal vez lo ideal es que la compensación sea directa y sin intervención, donde los cortes de mayor valor compensen en forma natural a los de menor valor. No podemos pretender que subsidiemos los cortes suntuosos, ya que si el ama de casa quiere pagar un lomo $ 20 por kilo en vez de $ 15 por kilo que lo compre, naturalmente estos cortes caros deberían compensar a los más económicos y no al revés.

    Pero como estamos en un país donde son difíciles estas ecuaciones, hay que buscar mecanismos donde el vendedor final no tenga excusa para aumentar los 12 cortes, siguiendo la proporcionalidad de la suba de la hacienda en pie.

  • Propuesta

    Para esto debemos motorizar una herramienta totalmente objetiva que incentive mercados transparentes y previsibles para el sector ganadero. Mi propuesta es:

  • Liberar el precio de la hacienda en pie.

  • Acordar entre toda la cadena nuevos precios para los 12 cortes de carne vacuna. Aprovechar, en este caso, para actualizar el acuerdo suscripto el 6 de abril según los índices de inflación. En este caso tienen que estar los carniceros en el acuerdo, para que se comprometan que si aumenta el novillo en pie, no deben aumentar los 12 cortes pero que se reintegrará a través de la media res un subsidio.

  • Comenzar con la reconversión de los frigoríficos del mercado interno para que venda en cuartos o en cortes.

  • Insertar en el acuerdo la idea sobre la exportación y cómo dejar parte de los cuartos delanteros para ser distribuidos en el mercado interno. Para esto debemos:

    a) seguir con el mismo régimen de exportación incentivando hacer el novillo pesado.

    b) hacer una past-performans a la inversa 2x1 para el cuarto delantero. Se premia al que deja en el país 50% del cuarto delantero.

  • Compensar a los frigoríficos del mercado interno de acuerdo con el aumento del precio del novillo en pie, para compensar los doce cortes.

  • Tomar -para ello- como precio base los $ 2,40 por kilo -acuerdo del 6 de abril de 2006- para el novillo de 400 kilos más la inflación de diez (10%); es decir, $ 2,64 por kilo y $ 2,90 por kilo para el ternero más diez (10%); es decir $ 3,20.

  • Como los 12 cortes corresponden 40% de la media res, tenemos ante cualquier aumento del novillo en pie compensar esa parte de la media res -40%- para que éste no aumente. La mejor manera de hacerlo es en salida de frigorífico, donde se tenga en cuenta el precio de la carne y a ésta se le subsidie el porcentaje que corresponde a los doce cortes (cuadro 1).

  • Acompañar todo aumento a partir del precio base con un subsidio de 40% de dicho aumento a las medias reses de manera que no aumente el valor de los doce cortes (cuadros 2 y 3).

  • El subsidio sale de un fondo -fondo cárnico-compuestopor 10% del aumento de las retenciones que tuvo el sector -retenciones no estructuralesy que fueron puestas para que el mercado externo no presionara sobre el interno a fines de 2005. El total de la misma sería de alrededor de 120 millones de dólares --10% de 1.200 millones de dólares-.

  • Si tenemos en cuenta un promedio de 330 kilos y un aumento de diez (10%) del precio promedio -$ 3,00 por kilo-del animal en pie, las cifras finales de los montos a utilizar están alrededor de 70 millones de dólares, valor fácilmente cubierto por el fondo cárnico (cuadro 4).

  • Este número coincide con los kilos finales de faena para consumo. Si la carne producida en la Argentina es de 3.300.000, de los cuales 550.000 toneladas van a la exportación, nos quedan 2.750.000 toneladas en el mercado interno. De éstas 800.000 toneladas las cubre la integración de la exportación, por lo que la carne faenada exclusivamente para el mercado interno es de 1.950.000 toneladas. Un aumento de 10% del novillo en pie -$ 2,80 por kilo-no daría $ 0,28 por kilo de aumento en la cadena, de los cuales tenemos que compensar 40%, es decir $ 0,11 por kilo, por lo que el monto a utilizar para el subsidio del consumo interno sería de $ 214.000.000 de pesos -u$s 69.000.000-.
  • Dejá tu comentario