16 de septiembre 2018 - 18:48

Argentina y su futuro en la Davis, ligado al capitán y una invitación

El equipo argentino de Copa Davis logró cerrar la serie ante Colombia por 3-0 en el repechaje del Grupo Mundial.
El equipo argentino de Copa Davis logró cerrar la serie ante Colombia por 3-0 en el repechaje del Grupo Mundial.
El 1° de julio de 1921, Argentina debía enfrentar a Dinamarca como visitante pero el esfuerzo económico no alcanzó y frustró el debut nacional, que tras otra invitación de la asociación de EEUU, se dio el 17 de junio de 1923 ante Suiza, en Ginebra, y con una categórica derrota por 4-1. Después de casi 100 años de historias tan amargas como felices, dejó en el olvido al torneo que cambiará rotundamente en 2019.

Serán tiempos de definiciones para el equipo argentino luego de una buena serie ante Colombia en San Juan. Es verdad que los partidos terminaron complicándose un poco más de lo esperado, pero el resultado final dejó una victoria muy contundente por 4-0 tras el triunfo de Horacio Zeballos por 7-5 y 6-2 sobre Nicolás Mejía.

La experiencia de Gastón Gaudio, Guillermo Coria y Guillermo Cañas como capitanes parece haber resultado positiva para todos, al menos en cuanto a declaraciones públicas tanto de jugadores como del cuerpo técnico. Pero a partir de las próximas horas, la Asociación Argentina de Tenis deberá empezar a consolidar un proyecto con nombre y apellido para el año que viene.

Hay varios nombres en danza que incluyen a los tres actuales capitanes, especialmente Gaudio. No obstante, el trío, con Gustavo Marcaccio como asistente, resaltó permanentemente que en ningún momento se pusieron a pensar en la continuidad, habida cuenta que fueron llamados para reemplazar a Daniel Orsanic luego de su despido.

A partir del año que viene, la Copa Davis dará un volantazo histórico motivada por la ambición económica de las federaciones. En la estructura general del certamen también hay grises que se irán aclarando con el tiempo o, incluso, se cambiarán sobre la marcha.

Argentina garantizó su lugar en el Grupo Mundial luego de la histórica votación, que con el renovado esquema demandó una transición especial. El año que viene la lucha por la Ensaladera se dividirá en dos instancias. Una primera ronda clasificatoria que, como dijo Gaudio, será una especie de mano a mano para acceder a la final, mucho más atractiva que la actual rueda inicial.

Esa primera instancia conservará el sistema de localías y en tres jornadas, pero con partidos a tres sets. El año que viene la jugarán los cuatro perdedores de los actuales cuartos de final (Kazajstán, Alemania, Bélgica e Italia), más los ocho ascendidos del repechaje (como Argentina), más los seis mejores clasificados de Europa/África, los tres de Asia/Oceanía y otros tres de América.

De esa primera instancia surgirán las naciones que jugarán la final en noviembre en una ciudad única (sería en Madrid) y a lo largo de una semana. Los cuatro semifinalistas del año anterior clasifican directo a esta ronda, más los 12 ganadores de la rueda de febrero. Para completar los 18 equipos que se dividirán en seis grupos de tres habrá dos invitaciones.

El sorteo del cuadro principal del año que viene será el 26 de septiembre próximo, y dichos wild cards serán anunciados en ese momento. Según pudo relevar ámbito.com, las intenciones en la AAT no están definidas.

Diferentes dirigentes de los más altos y ligados al comité de Copa Davis aclararon que la invitación para llegar directamente a la final podría ser masivamente pedido por varias selecciones, pero la Federación Internacional reclama una solicitud formal.

Algunos integrantes de la asociación argentina, directamente relacionados a la decisión final, explicaron que iban a evaluar una vez finalizada la serie si era conveniente o no recurrir a la invitación. Pero todavía las cosas están poco claras: fuente de la AAT le aseguraron a este medio que no iban a solicitar el wild card.

La única versión que sí está confirmada es que todavía Argentina no pidió formalmente ser uno de los dos equipos que accederán a la final por invitación. La ITF anunciará qué países lo serán durante el sorteo del 26 de septiembre.

Tras la serie, tanto los jugadores como el capitán Gaudio esquivaron el tema deliberadamente. Todavía falta un tiempo prolongado para la próxima temporada, pero, la posibilidad de esquivar la primera ronda se definirá en pocos días.

El primer deber de Argentina está saldado. Logró el ascenso al Grupo Mundial y será preclasificada, evitando a un posible rival de peso considerable. Los próximos pasos todavía necesitan algo de claridad, especialmente el nombre y apellido de quién se sentará en la silla de capitán.

Dejá tu comentario

Te puede interesar